•  |
  •  |

Cansados de  luchar individualmente contra problemas globales,  los vecinos de Valle Santa Rosa decidieron organizar una junta vecinal que en 22 meses de trabajo ha logrado “derribar  el muro de la apatía”  para combatir  mano a mano  la delincuencia y  la desinformación,  y trabajar en pro del reciclaje de la basura y vigilancia comunitaria.

Valle Santa Rosa, VSR,  es una urbanización ubicada contiguo a la zona seis de Cuidad Sandino,  y en ella viven unas 300 familias.
Edwin Salvatore Obando  Pérez recuerda que la junta vecinal nació porque la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado Sanitario,   Enacal, les estaba diciendo a todos los pobladores que si querían tener el servicio tenían que pagar en un lapso de 24 horas  el costo del medidor, --que era astronómico, porque habían categorizado a VSR como un residencial--, de lo contrario nadie tendría agua.

En ese momento, los vecinos se organizaron, acudieron al ente regulador INAA que determinó que  VSR era un proyecto de viviendas de interés social, y por tanto  la tarifa que le correspondía era la domiciliar. Eso abarató el costo de la instalación del servicio de agua.  

La siguiente batalla de la junta vecinal se enfocó en el adoquinamiento de la principal vía de acceso a Valle Santa Rosa. Con el aporte económico de los santarroseños y los habitantes del barrio “Carolina Calero”, la Comuna de Ciudad Sandino y Desarrollos Urbanos de Centroamérica, el sueño se hizo realidad.

Los logros del trabajo organizado de la junta vecinal son incontables, pero destaca la instalación de barriles ecológicos en las calles de la urbanización para reciclar la basura y la creación de un blog (La voz on-line de la Comunidad de Valle Santa Rosa),  donde los pobladores intercambian información de interés, exponen problemas y quejas, y ahí mismo se plantean soluciones. Además editan un boletín informativo.  

Iluminación y vigilancia

Para combatir la delincuencia y los robos, la junta vecinal tiene proyectado iluminar la calle adoquinada y profesionalizar a los miembros de la vigilancia comunitaria.

Obando Pérez  explica que aunque la  vigilancia es de carácter privado, la comunidad se ha apropiado del proyecto, porque saben que los vigilantes cuidan sus casas mientras ellos andan trabajando o están durmiendo.

“La profesionalización de la vigilancia es una idea basada en que todos los pobladores adelanten una cuota, la cual será utilizada para la compra de uniformes, armas y  capacitación. Queremos formar  profesionales con ética y valores morales, principios que caracterizan a una comunidad sana y segura, es por eso que nosotros insistimos en la vigilancia,  porque si no lo hacemos,  nos vamos a llenar de delincuentes”, declaró  Obando Pérez.

Aunque Obando reconoce que no existen fórmulas mágicas para convencer a toda una comunidad  de que este  u otro proyecto es bueno, la idea es darle solución a los problemas y que todos queden satisfechos.


Ganando voluntades  
Esta  junta vecinal ha dejado de  lado la política, la religión y  el individualismo, porque encienden  pasiones y nublan la razón.
“En esta organización nadie busca puestos públicos, ni prebendas económicas, todos los trabajos  se hacen de manera desinteresada,  el único objetivo es servir a la comunidad, relacionarse e interactuar con la gente nueva, consolidando los lazos con los vecinos y con las comunidades locales”, comentó Obando.

Para fomentar los lazos de amistad entre los vecinos, cada año la junta vecinal organiza una feria en el parque de Valle Santa Rosa. Este año se celebrará este domingo 21 de agosto.

Apuntó que cuando hay un conflicto en la comunidad, los miembros de la junta documentan el caso,  toman fotos, videos y  mandan cartas, luego cabildean con las autoridades  edilicias o con los dueños de la urbanización, porque la idea es resolver los problemas de forma conjunta,  sin exigencias ni malacrianzas.

“A la hora de abordar a una autoridad,  lo hacemos en el marco del respeto y la cordialidad, porque bien reza el dicho: “se atrae mejor a las moscas con miel que con vinagre”,  porque al final, estamos  tratando con seres humanos iguales a nosotros y cuando  uno se gana la voluntad de la persona, las cosas caminan más fácil”, reflexionó Obando.

La Junta Vecinal de VSR también se caracteriza por ir de la mano con la tecnología, porque tiene web site, facebook y  twitter.

“Nos hemos apropiado de herramientas tecnológicas y eso nos permite tener un contacto directo con toda la comunidad y con las autoridades interesadas. Por ejemplo, es común que nos contacten personas que tienen  problemas de energía eléctrica, entonces les decimos que haga una carta, que nos remita una copia y se la enviamos a la persona indicada para su gestión, de modo que le damos acompañamiento y asesoramiento. El 95%  de los reclamos han sido resueltos a favor del cliente”, comentó Obando.

Existe un refrán  que reza “que el que se mete a redentor termina crucificado”. Edwin Salvatore Obando reconoce que ese  “es uno de los riesgos” del trabajo comunitario,   pero señaló que como ya vienen las  elecciones para elegir a las nuevas autoridades (se celebrarán en enero del 2012), no hay de qué preocuparse.

“Es necesario pasarle la batuta a otra persona, porque hay gente valiosa, con diferentes ideas, con muchas ganas de trabajar y  no todo se debe concentrar en una sola persona,  porque eso no es sano”, concluyó.