•   San Juan del Sur  |
  •  |
  •  |

Después que la Policía Militar del Ejército de Nicaragua, la  Dirección de Inteligencia  para la Defensa y  la Policía Nacional investigaron la muerte  de uno de sus soldados ocurrida el miércoles, ayer confirmaron por una nota de prensa que no fue un suicidio, sino un homicidio.

Según el coronel Geovanny Pérez, jefe del Cuarto Comando Militar, el soldado  Henry Mauricio Hernández Castillo,   de 27 años, fue encontrado a las seis de la mañana del miércoles  colgado de la rama de un árbol que está a unos 30 ó 40 metros de las costas del Refugio de Vida Silvestre La Flor.

“Pero pareciera que trataron de aparentar que fue un suicidio, porque la víctima  estaba  colgada de una rama que está a un poco más de un metro de altura del suelo.  Otro dato curioso es que apareció atado del cuello con su  faja  y sumado a esto, Henry (Hernández)  no tenía razones para suicidarse,  porque  no tenía problemas económico ni pasionales”,  detalló el coronel  Pérez.
Era de Masaya

Agregó que el joven soldado era originario de Masaya y  tenía tres años de pertenecer al Cuarto Comando Militar.  Estaba asignado al refugio La Flor, para dar protección junto a otros tres soldados a las arribadas de las Tortugas Paslama.

Explicó que cada soldado da protección  a un tramo de cien metros, por lo que ésta distancia no permitió que su  colega más cercano viese  lo que realmente sucedió en medio de la oscuridad. A la vez destacó que a Hernández se le llevaron el fusil Ak que portaba para sus labores de vigilancia.

En el inicio de las investigaciones  contaron  con la técnica canina,  y según el coronel Pérez esto permitió dar con un punto de partida. Concluyó diciendo que tienen a seis mujeres y dos hombres retenidos por haber sido encontrados cerca del lugar.