•  |
  •  |

Sangrando en el costado izquierdo, debajo del brazo, producto de una estocada que asegura le propinó su expareja de 31 años, se presentó Erick Prado Zamora, de 34, al Distrito Dos de Policía para denunciarla por lesiones y amenazas de muerte.

“Me atacó con un cuchillo y parece que su intención era matarme, porque me iba a dar directo al corazón, yo logré esquivarla, pero todavía me alcanzó y me hirió”, manifestó Prado Zamora.

Prado convivió 13 años con la progenitora de sus dos hijos, de seis y siete años, tiempo que según él fue de martirio.

“Yo soy cristiano y siempre quise encaminarla en los caminos del Señor, pero no, ella siempre iba con el Diablo. Todo el tiempo que convivimos fue siempre de maltrato, ofensas y la aguanté por los niños, pero desde hace dos años no tenemos nada como pareja y hace quince días decidí irme de mi casa, porque le confesé que tengo una novia y  quiero rehacer mi vida”, agregó el herido.

Celos
Según el denunciante,  la agresión se dio en una comidería del Mercado Oriental a eso de las diez y media de la mañana de ayer, porque él llegó a ayudarle a la esposa del pastor de la iglesia, donde también labora su nueva pareja, una joven de 26 años.

“Ella llegó a querer agredir a mi nueva pareja,  como yo intervine y logré quitársela,  entonces tomó un cuchillo de mesa y me apuñaló. Dice que la puedo denunciar,  pero no le van a hacer nada,  porque trabaja para una institución del gobierno”, señaló Prado Zamora.

La víctima dice que hasta ahora decidió denunciar a su excompañera de vida,  porque en la Comisaría de la Mujer,  “cuando los hombres somos los agredidos,  no nos paran bola,  sólo cuando las mujeres son las víctimas”, se quejó el denunciante.

END trató de ubicar a la denunciada por el hombre, pero la Policía declinó revelar la dirección de la misma.