•   TOLA  |
  •  |
  •  |

En circunstancias aún no esclarecidas, un joven originario de una remota comunidad de Tola falleció ayer, producto de un disparo que según sus familiares fue realizado por un oficial de la Policía que se movilizaba en una motocicleta, en compañía de otro miembro de la institución del orden.

La víctima fue identificada como Smilton Antonio Acuña Vanegas,  de 24 años,  quien  se dirigía a jugar béisbol en compañía de otro joven, “pero de manera inexplicable un policía que viajaba en moto con otro ciudadano, le realizó un disparo  que le impactó en la parte inferior de la rodilla izquierda”, señaló   Amílcar Vanegas Calderón, tío del hoy occiso.

El hecho sangriento ocurrió a las 7:30 de la mañana de ayer en la vía pública en el caserío Las Mercedes, de la comunidad San Ignacio.

Según Vanegas Calderón, a su sobrino trataron de salvarle la vida trasladándolo al Hospital de Rivas,  pero el intento fue inútil, porque el joven  Acuña Vanegas expiró en el trayecto, aparentemente por la abundante pérdida de sangre.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión oficial de la Policía de Rivas sobre la denuncia de la familia doliente, pero el encargado de atender a los medios de comunicación dijo que no estaba autorizado para informar a los  periodistas, y que sería hasta hoy lunes que darían a conocer detalles de este caso y de otros.

Sin embargo, una fuente ligada a las pesquisas reveló que la Policía iba persiguiendo a cuatro sujetos que acababan de cometer un robo, se encontraron en el camino con la víctima, quisieron requisarlo, y el joven supuestamente quiso agredirlos con un machete, por lo que le dispararon.

La familia doliente rechazó tal versión aseverando que Acuña Vanegas era cristiano.