•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Un motorizado que durante cinco días permaneció luchando por su vida, producto de un aparatoso accidente, falleció a la una de la mañana de ayer en el Hospital “Lenín Fonseca”, de Managua, y de esta manera se unió a  la ya extensa lista de motociclistas que perecen en nuestro país a causa de accidentes de tránsito.

El accidente ocurrió a las 6:40 de la tarde del 22 de agosto, en la intersección de la gasolinera Texaco de la ciudad de Rivas, donde según informe del Cuerpo de Bomberos, hubo un fuerte  encontronazo entre la moto conducida por  Filiberto Chauca González, y el  carro Yaris  placa RI 5256 que conducía Armando López Zambrana.

Iba para su casa
Según testigos y bomberos de la gasolinera,  el motorizado  circulaba de norte a sur sobre la Carretera Panamericana Sur, y en sentido contrario lo hacía el conductor del Yaris, quien al llegar a la intersección realizó un giro a la izquierda para ingresar al centro de la ciudad de Rivas.

“Al parecer, no se percató de que en sentido contrario venía el motorizado, y ocurrió el encontronazo”, detalló un testigo.

Producto del impacto, Chauca González fue catapultado casi a nueve metros del lugar del accidente, luego fue trasladado al hospital  de Rivas por miembros del Cuerpo de Bomberos,  pero debido a que presentaba un trauma craneoencefálico severo fue remitido esa misma noche  al “Lenín Fonseca”, donde finalmente falleció.

La víctima se ganaba la vida como distribuidor de  productos varios, y  minutos antes del accidente había salido de una panadería para dirigirse a  la casa de su esposa.

Chauca González, de 20 años, habitaba con su esposa en el barrio La Puebla, de la ciudad de Rivas, pero su vela se realizó en el barrio Las Piedras,  de donde era originario, y hoy lunes sus familiares y amistades le darían el último adiós en el cementerio de Popoyuapa, según informó Ana González, quien señaló que su hijo era  miembro de  la iglesia “Lluvia de Gracias”.