•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Ricardo Javier Quintana Ocón, de 23 años, quien habitaba en el reparto Fundeci, en el municipio de León, murió fulminado por un rayo,  en horas de la tarde, en el sector de El Chagüite, a escasos metros de su casa de habitación, mientras participaba de un homenaje póstumo al expelotero José René Paredes, “Ñato Paredes”.

De acuerdo con testigos, minutos antes de ser fulminado por el rayo, la víctima recibió una llamada en su celular, se retiró del bullicio y la aglomeración de personas, se ubicó debajo de las ramas de un árbol para  protegerse de la lluvia, pero desafortunadamente, fue fulminado por la descarga eléctrica.

Julio Heriberto Mendoza, vecino del barrio Guadalupe, relató que el percance sucedió a las 4:30 de la tarde del miércoles, mientras participaban de las exequias fúnebres del “Ñato Paredes”.

“Al momento del percance, caía un fuerte aguacero acompañado de una rayería o descargas eléctricas, únicamente escuchamos el estruendo del rayo, y apreciamos un fuerte resplandor que provocó temor entre las personas que inmediatamente conocimos de la lamentable noticia”, dijo.
 
De un velorio a otro
Claudia Mercedes Lara Ocón, de 32 años, hermana de la víctima, aseguró que su hermano laboraba como cambista junto a su progenitor,  Benito Javier Quintana, de 50 años.

“Pasó por el velorio del “Ñato Paredes” después de su jornada de trabajo y se quedó acompañando a la familia doliente, pero desgraciadamente ocurrió el hecho”, dijo don Benito.

Ricardo Javier fue trasladado en estado inconsciente a sala de emergencia del Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, en León, pero murió durante el trayecto.