•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

Una doble tragedia enluto a la familia del niño Evert José Rivera Dávila, de 13 años, quien falleció este fin de semana en el Hospital “La Mascota”, de Managua, luego de que resultara con politraumatismo severo. Era uno de los tres lesionados graves que dejó el volcón de la camioneta donde viajaba con sus compañeritos de la liga infantil de béisbol Cinco Estrellas.

El dolor de Ana Dávila, madre del menor, es aún más grande, pues al mismo tiempo falleció una hermana por una enfermedad natural. Ambos recibieron un culto en la iglesia Ebenezer, donde eran congregados, y fueron sepultados juntos.

El volcón ocurrió el pasado sábado a la altura del kilómetro 157 de la carretera Estelí-La Concordia, este último municipio de Jinotega.

Se indica que, al parecer, el exceso de pasajeros más la mala maniobra del conductor fue lo que aparentemente provocó el accidente, donde, además, 17 personas resultaron con lesiones leves.

Los otros dos pasajeros se mantienen en la sala de cuidados intensivos del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”. Uno de ellos es el niño Denis Eduardo Rivera Herrera, de 13 años, y  el exárbitro del equipo, Erwin Tercero, de 40 años, quien resultó con trauma cráneo encefálico y afecciones en el tórax.

Yadira Tórrez, Presidenta de la Asociación de las Ligas de Béisbol Infantil, dijo que se trató de una desgracia, y que en la medida de las posibilidades, junto a Cristian Rugama y a otro dirigente deportivo de Estelí han gestionado ayuda para la familia.

El conductor del vehículo volcado es un menor de 16 años, quien admitió ante las autoridades policiales que no tiene licencia de conducir. Él resultó con heridas en la región frontal más golpes en las manos y en el tórax.

El  adolescente señala que todo marchaba sin novedad, hasta que al llegar  a la curva, los ocupantes de la camioneta se fueron a un solo lado, lo que provocó que la llanta pegara con el guardafango y no logró controlar el vehículo.

Los afectados se dirigían hacia la comarca La Quinta, ubicada a unos doce kilómetros al este de la ciudad de Estelí, donde realizarían un encuentro amistoso con otra liga infantil.

Los demás lesionados presentaban quemaduras por fricciones en el rostro, brazos y piernas, pero se encuentran fuera de peligro y recuperándose en sus hogares.