• ESTELÍ |
  • |
  • |

La Policía Nacional había detenido a tres sujetos sospechosos de haber ultimado de varios golpes en la cabeza al vigilante José Ramón Centeno Rugama de 78 años edad, pero durante las investigaciones solo “pegaron” a uno, cuya identidad no ha sido revelada.

El hecho sucedió el pasado fin de semana en el barrio “Oscar Turcios” de este departamento y se determinó que el móvil del crimen fue por robar las herramientas de la empresa tabacalera que cuidaba Centeno Rugama.

Los familiares del infortunado piden a las autoridades policiales profundicen en el proceso de investigación y exigen que cambien la tipificación del ilícito porque para ellos no es un simple homicidio sino un asesinato.

Según el teniente David Lazo, vocero de la delegación departamental de Policía, los delincuentes tenían información de que Centeno Rugama, dejaba la puerta principal de la empresa sin seguro y por eso entraron fácilmente.

“Los delincuentes ingresaron al inmueble sin obstáculo y al encontrar al vigilante desarmado, le asestaron varios golpes en el cráneo y en otras partes del cuerpo lo que provocó la muerte de manera instantánea”, explicó Lazo.

El día del crimen la Policía recibió la llamada telefónica por parte de la supervisora de la empresa Missael Loáisiga Ponce, de 22 años, quien observó a Centeno Rugama tirado en el piso y con evidencias de que había sido asesinado.

Es de señalar que en los últimos años son tres los vigilantes que fallecen de forma violenta en este departamento.