•   MASAYA  |
  •  |
  •  |

Una candela encendida aparentemente fue lo que causó un incendio que dejó dos personas calcinadas,  una de ellas estaba embarazada.

El hecho ocurrió en horas de la madrugada de ayer, en el sector de bajadero El Carmen,  en el municipio de Masaya.
En el lugar del siniestro habitaban Wilber José Zepeda, de 35 años, y Alejandra Carolina Sosa Raudez, de 22,  quien tenía seis meses de embarazo, según la médico forense Darling Putoy.

Los vecinos de la pareja no escucharon ni vieron nada,  hasta la cinco de la mañana que una niña que pasó por el lugar vio salir humo de la cuartería y avisó a un familiar, luego estos llamaron a los bomberos.
Según los apagafuegos de Masaya, el incendio inició porque una candela estaba encendida sobre un televisor y se consumió.

El subteniente Harold José Rivas, bombero de Masaya, explicó que ellos descartaron que haya habido un cortocircuito,  porque desde hace dos días a la pareja le habían cortado la energía en su habitación.

Ya estaban muertos cuando se quemaron
Agregó que el juego se extendió por los píes de la pareja que dormía en la cama. La primera en tomar fuego fue la joven embarazada.

Los vecinos de las víctimas indicaron que al parecer la pareja  llegó en estado de ebriedad.

La médica forense determinó que varón y mujer  fallecieron asfixiados,  porque tenían  hollín (humo) en el sistema respiratorio, luego se calcinaron.

Según las investigaciones de la Policía de Masaya, como el televisor se quemó primero, las víctimas, --que se encontraban dormidas--,  inhalaron monóxido de carbono.

Tres huérfanos
La pareja aparentemente no  se percató de lo que estaba pasando,  porque inhalaron mucho humo y habían perdido el conocimiento. Otro factor que no les ayudó  es que la habitación era hermética.

La cama y  utensilios del hogar de la pareja quedaron quemados. El cuarto era alquilado desde hace cuatro meses.
Familiares de los occisos confirmaron que la pareja tomaban licor en ocasiones. La joven trabajaba como mesera y Zepeda como hornero en una pizzería en Nindirí. 

Alejandra Sosa deja a dos hijos, una niña de dos y un niño de siete años, quienes no vivían con ella, en tanto que a Wilber Zepeda le sobrevive un hijo de  cinco años  que vivía con su mamá.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus