•  |
  •  |

Rafaela Loáisiga, dueña de la casa en la que murió electrocutado Benjamín Isaías Reyes Delgadillo, de cinco años, la tarde del jueves, está detenida en el Distrito Siete de la Policía, y  la Fiscalía está estudiando qué cargo le achacará, aunque se presume que será por homicidio imprudente.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión de Loáisiga el jueves y este viernes, pero en la casa no hay nadie desde el día de la tragedia.

El capitán Alexis Hernández, jefe de Secretaría del Distrito Siete de Policía, declaró que aún no está listo el informe del peritaje que realizó la especialidad de Averías, Explosivos e Incendios, Avexi, para determinar si el cerco de la casa de Loáisiga estaba energizado o no a propósito.

“Los vecinos señalan que había energía porque la señora fue víctima de robo, pero Avexi aún no ha entregado el informe, estamos esperando”, dijo el capitán Hernández.

Vela a la intemperie
Por su parte los familiares del pequeño realizaron ayer la vela en el patio de la humilde vivienda en la que habitaba en el barrio “Israel Galeano”, de la capital.

Doña María Lilliam Reyes manifestó que harán todo lo posible por llevar a enterrar  el cuerpo de su nieto a Nagarote, de donde son originarios, aunque desde hace 18 años viven en la capital.

“Tenemos ocho años de vivir en este barrio, el niño nació aquí—en Managua—y yo no lo quiero dejar solito, porque los que han fallecido en nuestra  familia están enterrados en Nagarote y yo me lo llevo”, aseguró la señora Reyes.

Asimismo explicó que ella nunca dudó  que su nieto murió electrocutado y así lo determinó el dictamen del Instituto de Medicina Legal.

“Yo estaba jugando chibola con él, estaba alegre, porque ya me había ganado, cuando de pronto lo llamó doña Rafaela para que le agarrara un pollo, por lo  que le iba a pagar dos córdobas, pero ahora quiere hacer creer que el niño entró a su casa sin permiso”, comentó Reyes.

¿Por qué no colocó un rótulo?
En tanto, Darling Navarrete opinó que la muerte del pequeño Benjamín Reyes fue un accidente  que se pudo evitar, pero, “lamentablemente le costó la vida a una criatura”.

“Yo creo que no lo hizo a propósito, pero si tiene algo peligroso, lo lógico es que ponga un rótulo o que muy de mañana quite la energía, pero de todas maneras, considero que no es la forma adecuada de estar segura”, concluyó Navarrete.

Se consultó a la Dirección General de Bomberos para conocer si ellos otorgan algún permiso para que los dueños de vivienda energicen sus cercos, y dijeron que no, que la mayoría de las personas lo hacen  a título personal y bajo su propio riesgo.  La Policía también dijo que ellos no otorgan permisos de esa índole.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus