Máximo Rugama
  •   PUEBLO NUEVO, ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

Cinco miembros de una familia campesina resultaron severamente lesionados al explotar accidentalmente un mortero que el joven Francisco Hernández, de 22 años, encontró en el campo y por curiosidad lo llevó a su casa, pero mientras lo manipulaba ocurrió la desgracia.

Francisco, quien es el más grave, y sus familiares son originarios de la comunidad “Los Rincones”, en la jurisdicción del municipio esteliano de Pueblo Nuevo, distante 205 kilómetros al norte de Managua.

Debido a las lesiones graves, el muchacho fue trasladado de emergencia al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, de Managua, y se especula que perderá una pierna, y quizá dos dedos de la mano izquierda. Su estado de salud era crítico hasta la tarde de ayer.

Cuatro mujeres entre víctimas

Mientras que la Policía dio a conocer que otros afectados y que se encuentran graves en el Hospital “Doctor Juan Antonio Brenes”, de la ciudad de Somoto, son la señora Isabel Hernández, de 55 años, así como Mariela Patricia Hernández, de dos años, Marta Hernández, de 38, y Karelia Patricia Hernández, de 18 años.

Todos sufrieron lesiones por charneles de la granada de mortero de 82 milímetros, la cual explotó dentro de la casa que todos habitan. Los lesionados inicialmente fueron atendidos en el centro de salud con camas de la localidad madricense de Palacagüina, por la cercanía al lugar, y luego fueron remitidos por el personal médico a los hospitales de Somoto y Managua.

Especialistas e ingenieros zapadores del Ejército de Nicaragua, acantonados en el Primer Comando Militar, se trasladaron al lugar del suceso junto a especialistas de la CIAV-OEA para verificar in situ el hecho lamentable.

El artefacto al parecer lo encontró el labriego en una huerta, ya que el mismo habría estado enterrado durante por lo menos dos décadas, pero las corrientes de agua en la estación lluviosa lo dejaron al descubierto.

Todo hace indicar que el objeto fue enterrado en la década de los 80, cuando Nicaragua enfrentó el conflicto bélico que dejó a miles de personas muertas.

En el municipio de Pueblo Nuevo, que cuenta con 206.2 kilómetros cuadrados de extensión territorial y tiene más de 24 mil pobladores, en otras ocasiones se han registrado hechos similares.