Leoncio Vanegas
  •   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

La cantidad de suicidios sigue en aumento en este departamento. Hasta la fecha la Policía contabiliza 19 personas muertas por esta vía, más de dos por mes.

Una de las últimas dos tragedias que han documentado las autoridades policiales es la de la señora Julia Estrada Blanco, de 47 años, de la comarca Guanacastillo, jurisdicción de Jícaro.

El informe entregado por el comisionado Héctor Zelaya Zelaya, jefe policial en Nueva Segovia, precisa que la campesina fue ingresada en el Centro de Salud del municipio después de haber ingerido una dosis de Gastoxin o pastilla para preservar frijoles. Por su gravedad la remitieron al Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de esta ciudad, pero a las seis de la mañana del último viernes falleció.

De la misma manera, y aparentemente por problemas pasionales, una adolescente del municipio de Quilalí, de iniciales M.M., de 15 años, se quitó la vida ingiriendo una porción del mismo tóxico. El lamentable suceso ocurrió en su propia casa, en un barrio de la cabecera municipal.

Epilepsia lo inmovilizó dentro del agua

También la institución de seguridad pública reportó un fallecimiento por sumersión, cuya víctima fue un adolescente de 14 años, que respondía al nombre de Ermin Onel Corrales Pineda, oriundo de la comarca Santa Rita.

El jovencito salió a pescar a una poza conocida como La Pita, sobre el cauce del río Coco, y nunca regresó a la casa.

Cuando le buscaron lo hallaron sin vida, flotando en el agua. Familiares del menor dijeron a la Policía que el muchacho padecía de epilepsia, enfermedad que pudo haber causado su ahogamiento.