•  |
  •  |

Prisión preventiva les decretó ayer por la mañana la jueza Claudia Chamorro a las cinco personas que fueron detenidas tras la incautación de una rastra cargada con más de 58 kilos de cocaína.

Xiomara García es la única que será enjuiciada por lavado de dinero, porque el resto de los detenidos fueron acusados por tráfico de droga y crimen organizado. Uno de los arrestados  es el esposo de la mujer,  Merling Montenegro,  con cédula de  identidad costarricense,  y su cuñado,  Elmer Dionisio Montenegro, señalado como el cabecilla de la banda. Este tiene dos cédulas: nicaragüense y panameña.

Los otros detenidos son el conductor y ayudante del cabezal placa N 127-238 con rastra  matrícula M128-121, Edgar Antonio Aguirre, de 42 años,  y Marvin Geovanny Benavides Zárate, de 36, respectivamente.

Durante la audiencia preliminar celebrada ayer en el Juzgado Penal de Audiencias de Tipitapa,   la procuradora Amy García representó al Estado,  y Karen Beteta a la Fiscalía. Las dos pidieron a la judicial que levante el sigilo bancario y tributario para conocer si los acusados tienen cuentas y tarjetas de crédito.

“Queremos saber  si los imputados tienen actividades lícitas establecidas con las ganancias de las ilícitas, porque conocemos  que cada uno (Xiomara García, su esposo y cuñado) tenía su propia flota de vehículos con compartimientos ocultos para el trasiego de droga”, dijo García en la audiencia.

Enfermos
Según la acusación,  Xiomara García era la encargada de administrar los bienes provenientes del narcotráfico y al momento de allanar su vivienda,  le encontraron  55 mil dólares, los que según su abogado defensor, quien no quiso identificarse,  son los ahorros de todo un año para comprar más furgones para la compra y venta de cemento y cerámica.

El abogado defensor de la acusada García y de sus trabajadores,  Aguirre y Benavides,  solicitó a la jueza que ordene que estos sean valorados por el Instituto de Medicina Legal,  porque padecen de enfermedades crónicas.

“Mi defendida (García) es diabética y mis otros dos clientes son hipertensos, por tal razón solicito que sean valorados”, dijo el abogado, petición a la que la jueza accedió.

La  audiencia inicial del juicio  está programada para el 29 de septiembre.