•  |
  •  |

Pobladores, familiares y miembros de la Dirección General de Bomberos del municipio de Tipitapa la mañana de ayer encontraron el cuerpo del adolescente Alex López Flores, de 17 años, quien había desaparecido desde el pasado jueves en un “brazo” de agua del Lago de Managua que pasa en el sector conocido como La Flor.

Juan Antonio Aguirre Rivas, de 45 años, vecino de la familia del fallecido, fue una de las personas que ayudó en la búsqueda del cuerpo. Él asegura que lo encontraron ayer a las 9 de la mañana enredado entre unos matorrales.
“Yo lo jalé hacia la orilla porque estaba pegado con una maleza y el cuerpo ya estaba bastante inflamado, golpeado, con los ojos casi de fuera, los brazos y piernas abiertas”, relató Aguirre.

Doña Rosalba Flores Lira, de 36 años, madre del ahogado, agradeció a Dios por haber encontrado el cuerpo de su hijo, ya que así asegura que no quedará con la duda de conocer sobre su paradero. Relató que su hijo no salía de su vivienda, pero que el día de la tragedia se fue a dar un baño junto a unos amigos.

Estiró las manos
“Dicen que él estaba lavándole las sandalias a una muchacha, enamorada de él de seguro, pero parece que se paró mal y de repente lo arrastró una correntada. Ellos se tiraron a querer agarrarlo, pero no pudieron, ya sólo les estiró las manos”, aseveró Flores.

Recordó que tuvo a su retoño en Costa Rica, pero que hace tres meses lo trajo de regreso a Nicaragua, ya que en aquel país estaba ilegal. Dijo que el muchacho deseaba trabajar, pero que no encontró empleo.

Los familiares del fallecido descartaron que hubiera mano criminal en el hecho y no permitieron que el cuerpo fuera llevado al Instituto de Medicina Legal, donde se le realizaría una autopsia para determinar las causas de la muerte.
El cadáver no fue velado y fue llevado directamente al cementerio, ubicado en el reparto Tangará, de Tipitapa.

Vecinos y familiares manifestaron su malestar, ya que la Alcaldía de ese lugar no les ayudó a conseguir el ataúd.