•  |
  •  |

Sobre la base de la libertad probatoria establecida en el Código Procesal Penal, la Fiscalía logró incorporar como elemento probatorio para ser llevado a juicio los resultados del examen de  alcoholemia hecho a Hanssel Gámez Medina, acusado de provocar en estado de ebriedad el accidente en el que perdió la vida Wendy Leytón Borge.

En el examen se indica que al momento del accidente el acusado manejaba con 1.99 grados de alcohol por cada litro de sangre.

La fiscal auxiliar María Asunción Gutiérrez dijo que el principio de libertad probatoria permite al Ministerio Público la incorporación de la prueba por cualquier medio, algo que fue secundado por la jueza suplente Décimo Distrito Penal de Audiencias de la capital, Damaris Vanegas.

Al ver que la Fiscalía logró incorporar la prueba que agrava el homicidio imprudente, la defensa de Gámez  pidió el arresto domiciliar para su cliente, argumentado que es padre de dos niños que han quedado “únicamente” bajo el amparo de su mamá.

Ante la “jugada” de la defensa la fiscal auxiliar Gutiérrez protestó señalando que la víctima mortal Wendy Leytón, por la imprudencia del imputado dejó en la total orfandad a tres niños cuyas edades oscilan entre uno y siete años, niños que nunca más tendrán el cariño maternal.

Al final de la audiencia inicial la jueza Vanegas mantuvo la prisión preventiva para Gámez y ordenó que el juicio se realice el próximo 28 de febrero.