•  |
  •  |

Abusándola primero y después violándola en reiteradas ocasiones, un sujeto de 33 años le “cobró” a su hijastra, de 13 años, la crianza que asegura haberle dado desde que tenía tres años.

El individuo de iniciales L.A.R.M. fue sentado en el “banquillo de los acusados” para enfrentar los delitos de abuso sexual agravado y violación agravada en perjuicio de su hijastra.

L.A.R.M. comenzó a hostigar a la menor en 2010, al prometerle que le pagaría la colegiatura y la ingresaría a la gimnasia rítmica del colegio donde estudia.

Según la acusación, la agresión sexual inició cuando el acusado aprovechaba las noches  para entrar al cuarto de la víctima y hacerle tocamiento en sus partes íntimas.

Obligada a callar
Para lograr impunidad, el acusado amenazaba a la víctima con matar a la mamá y a la hermana, si lo delataba.
“En una ocasión, el acusado colgó un mecate en un perlín del techo de la  casa, y le dijo a la niña que si decía algo de

lo ocurrido en ese mecate colgaría a su mamá y a su hermana”, refiere la acusación fiscal.
A pesar de que el abogado Enrique Aráuz, defensor del reo, alegó detención ilegal, la jueza Henriette Casco le demostró con el expediente que la Fiscalía acusó en el término de las 48 horas, como lo establece la Constitución.

Acto seguido, la titular del Juzgado Tercero Distrito Penal de Audiencia de la capital, le dictó la prisión preventiva y programó audiencia inicial para el próximo 11 de octubre a las nueve de la mañana.