•  |
  •  |

Ahora los delincuentes ya no están usando cuchillos, machetes o armas de fuego para cometer  atracos, sino que agregaron a su “menú” de herramientas, la piedra.

Precisamente fue con un  “tenamaste” que tres delincuentes le pegaron  en la boca al vigilante Gregorio Aguirre Hernández, para  despojarlo de una bicicleta montañera, valorada en 800 córdobas, además de trescientos que andaba en efectivo.

Aguirre perdió  dos piezas dentales y otras dos están a punto de caérseles y de “ipegüe” al momento de la agresión le asestaron una estocada en el glúteo derecho.
Pero al parecer los antisociales querían desaparecerlo  como testigo, porque intentaban apuñalarlo en el abdomen.

“Cuando yo caí ensangrentado al suelo, producto del golpe con la piedra, los tres sujetos se abalanzaron sobre mí, uno me golpeaba y los otros me bolseaban.

Forcejeé con ellos hasta quitarles el cuchillo y al verse desarmados huyeron en mi bicicleta”, expresó la víctima en su denuncia ante las autoridades del Distrito Uno de Policía.

El hecho se produjo la noche del lunes en el barrio “Largaespada”.