•  |
  •  |

Un vídeo donde aparece Johnny Antonio Torres Robles, alias “Chele Pelón”,  confesando haber asesinado al comerciante Daniel Orozco Duarte por US$30 mil, es la principal prueba que tiene la Fiscalía para incriminar al sicario durante el juicio.

Como todo buen sicario, Torres no dijo a la Policía  quién lo contrató para la ejecución del crimen acontecido hace una semana en una calle del barrio Waspam Sur.

El Ministerio Público propuso como pruebas lostestimonios de cinco testigos del crimen ejecutado a plena luz del día.

Uno de los testigos siguió en una “caponera” a Torres luego de escuchar las dos detonaciones.

Viuda exige justicia
La Fiscalía también tiene como pruebas el revólver calibre 38 que le ocuparon al “Chele Pelón” a pocas cuadras de la escena del crimen. El arma había sido robada a Rigoberto Rodríguez González.

Torres fue capturado cuando huía en compañía de un joven de 17 años que le cubría la retirada armado de un machete. Este sujeto está a la orden de un juez de adolescentes.

La viuda María Elsa Aragón pidió a las autoridades judiciales que le apliquen  todo el peso de la ley a Torres.

“Este hombre es un peligro para la sociedad, ha dejado en la orfandad a dos niñas”, dijo Aragón llorando, además, pidió a la Policía ampliar las investigaciones, porque de la confesión del “Chele Pelón” se desprende que existen más personas involucradas en el asesinato.

Al final de la audiencia inicial, la  jueza Henryette Casco admitió las pruebas ofrecidas por la Fiscalía, le reconfirmó la prisión a Torres y programó el juicio para el próximo 16 de noviembre.