•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Jerling Alberto Blanco Reyes, de 18 años, es el supuesto asesino de Orlando Santiago Escorcia Álvarez, de 27 años, quien huyó con rumbo desconocido este miércoles en horas de la mañana, después de permanecer escondido en su casa de habitación en el reparto “Alfonso Cortes”, en el municipio de León.

Las autoridades policiales retuvieron este jueves a dos hermanos del supuesto implicado (Frederick Martin y Shanel José) y conocieron por boca de  doña Darling María Reyes, de 41 años, progenitora de los jóvenes, que Jerling Alberto no solo está arrepentido de haber cometido el crimen,  sino que tiene miedo de enfrentar la justicia.

“Mi hijo llegó a la casa golpeado, con dos costillas quebradas y con la oreja izquierda mordida, él me contó que había tenido problemas, pero nunca me imaginé que estaba involucrado en algo tan terrible”, dijo Reyes,  quien aprovechó y pidió perdón a la familia de la víctima.

Señaló que ella y sus hijos son personas de bien. “Estamos congregados en la religión evangélica, yo estoy sorprendida por lo que ha ocurrido, él (Jerling Alberto) se despidió este miércoles y se fue rumbó a Managua”, afirmó.

Acusado
Mencionó que hace cuatro meses atrás, el joven llegó golpeado y ensangrentado.
En tanto, el fiscal departamental Freddy Arana formalizó este jueves la acusación por asesinato contra Blanco Reyes, Milton Gilberto Chacón, de 29 años; Marcos Fernando Díaz Parrales, de 25;  Juan Carlos Guerrero González, de 34; Miguel Ángel López Martínez, de 38,  y un menor de 17 años.

Según Arana,  los seis implicados participaron la madrugada del lunes, de una riña tumultuaria que culminó con el asesinato de Escorcia Álvarez, quien recibió 15 puñaladas, además resultó con lesiones en el rostro Jimmy José Paiz Álvarez, de 21 años, hijo y sobrino respectivamente de Yaniree Álvarez, delegada departamental de Marena.