•   NUEVA SEGOVIA y managua  |
  •  |
  •  |

Norman de Jesús Martínez Zelaya logró encontrar la motocicleta 125 CC, gris, de su propiedad, que le habían robado del estacionamiento de un casino, la noche del sábado último. Su vehículo estaba aparcado a orillas de la carretera hacia la fronteriza comarca El Porvenir, pero allí también estaban tres sujetos poco amistosos.

Según su relato ante la Policía, él fue a buscar a sus hermanos para que le ayudaran a recuperar su moto, y una vez frente a los ladrones, uno de ellos --a quien identificó como Yojersi García Arróliga, de 26 años--, arrancó la motocicleta, instante en que un hermano de él lo alcanzó con un filazo de machete en el hombro izquierdo. Herido, Arróliga continuó la marcha con el automotor, pero lo dejó abandonado por falta de combustible. Momentos después fue apresado por una patrulla fronteriza del Ejército de Nicaragua, y actualmente convalece en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén”.

Según la Policía, será procesado por el presunto hurto en grado de frustración. Un caso similar, pero sin violencia, enfrentó Armando Josué Gahona Ruiz, de 41 años, a quien a la medianoche del mismo día le llevaron su motocicleta,  Pioner, blanco y negro, del estacionamiento en el Sector No. 2 de la ciudad. Después de las investigaciones, la Policía recuperó el vehículo que dejaron abandonado en la comarca El Palmar.

Moto y camioneta “cambian” de dueño
Isidro Ignacio Téllez, de 63 años, quien habita el barrio San Cristóbal, del Puente El Paraisito, 20 varas al oeste, fue víctima de delincuentes que lo dejaron a pie.

Téllez regresó a su casa de habitación procedente del trabajo, a bordo de una moto Honda, naranja, modelo XL 100, placa M 26376, y la estacionó en el garaje.

Después de haber cenado, don Ignacio se durmió, y a la mañana siguiente se llevó la gran sorpresa de que su motocicleta no estaba en el garaje y que el portón estaba abierto, porque los delincuentes se le llevaron hasta la cadena y el candado.

Otra víctima fue Roberto Antonio Salazar González, de 59 años, quien vive de donde fue el Cine Rex, una cuadra al oeste, 75 varas al norte, en el barrio El Edén.
Explicó el denunciante a la Policía que su primo José Luis Flores Oporta lo dejó esperando por su camioneta.

Salazar trabaja en la empresa constructora Centro América S. A. como Administrador del Proyecto Malpaisillo, por lo que le asignaron una camioneta Toyota, modelo Hilux, blanca, placa M 125 606.

“Prestada”

Explicó que el pasado lunes recibió la visita de Flores en su centro de trabajo para recordarle que era el aniversario de la muerte de su papá, y que celebrarían un rezo  en San Lorenzo, Boaco, y quería que viajaran allá en la camioneta.

Salazar dice que llegando a Boaco se fueron a almorzar. A eso de las 5:00 de la Tarde, Flores le pidió prestado el vehículo para ir a dar una vuelta, petición a la que accedió, pero esperó y esperó, y su primo nunca regresó, por lo que bien reza el dicho de que el vehículo y la mujer no se prestan.