• |
  • |

Ivette Obregón, habitante del barrio Altagracia, denunció que fue víctima de abuso policial y robo, cuando la retuvieron y trasladaron a las celdas de la Delegación Tres de Policía, el pasado 11 de septiembre, por lo que interpuso la queja en la Dirección de Asuntos Internos de la Policía, DAI.

Obregón relató que el 10 de septiembre le fue a cobrar un poco más de 100 córdobas a Alina Acuña, a quien le vende ropa y otros artículos con frecuencia, pero hubo una discusión entre ambas, que pasó a más, porque al día siguiente, dos patrullas con al menos 10 policías llegaron a su casa para retenerla, porque la deudora la denunció por lesiones.

Policía: “No la golpearon ni le robaron”
Alina Acuña explicó que denunció a Obregón porque llegó en completo estado de ebriedad a su negocio --un billar--, para hablar de su vida personal y agredirla física y verbalmente.

Obregón dijo que el teniente Orlando Rodríguez, con chip número 9787, al momento de la retención la haló y la aventó contra la camioneta policial, y la golpeó en la boca y en el cuerpo. Afirma que luego la condujeron a una celda policial esposada, pero antes la despojaron de seis anillos, de una cadena y de una pulsera de plata, de las llaves de su vivienda y de 10,500 córdobas en efectivo, que hoy todavía no aparecen.

La jefa de esta dirección, comisionada mayor Carolina Torres, señaló que investigaron la denuncia, y que encontraron responsabilidad administrativa en los oficiales, porque estos no debieron haber encarcelado a la denunciante por tratarse de una falta menor.

Agregó que determinaron que los agentes no golpearon a Obregón y no le robaron nada, sin embargo, señaló que la afectada puede iniciar una causa por la vía civil a través del Ministerio Público.