•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Profundo pesar en la familia en la familia Velásquez Lanzas, del barrio El Naranjo de Chinandega,  dejó la muerte del niño Wilfredo Rafael Gaitán Lanzas, de 13 meses, ocurrida a las 7 de la noche del domingo último.

El bebé falleció debido a los golpes en la cabeza que sufrió al caer  en una calle ubicada del Hotel La Selva,  50 metros al este, cuando era paseado por su tía Katia Carolina Velásquez Lanzas, de 18 años, quien rindió declaración ante la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Chinandega.

La joven relató que después de salir junto a su sobrino de un culto evangélico,  caminaba por el lugar descrito, cuando se le cayó y pegó en el suelo,  provocándole la exposición del cráneo.

“El niño convulsionó y lo acosté, cuando mi mamá lo vio estaba morado, y no respiraba, aunque todavía se le sentía el pulso.  Lo llevamos al Hospital España, donde murió”, lamentó la tía.

Hijo de padres separados
David Gaitán expresó que se encontraba en su vivienda en Puerto Morazán, cuando le avisaron el fallecimiento del hijo procreado con Jesenia Lanzas, de quien se separó hace varios meses.

María del Carmen Baquedano, vecina de la familia Velásquez Lanzas, dijo que el bebé era muy querido por tu tía, y lamentó el accidente. El niño fue sepultado la tarde del lunes en el cementerio de Chichigalpa.

La inspectora Rosa Bárcenas, vocero de la Policía de Chinandega,  dijo el caso fue tipicado como homicidio imprudente, y María Elena Lanzas, abuela del bebé,  aseguró que su hija Katia Carolina tiene problemas mentales.