•   Managua  |
  •  |
  •  |

Mientras los feligreses de Santo Domingo de Abajo bailaban al son de chicheros, un reclamo culminó con dos personas macheteadas y un detenido que fue trasladado a la Estación Tres de la Policía Nacional.

El hecho sangriento se registró cuando la imagen de Santo Domingo de San Andrés de la Palanca recorrió las principales calles de la comarca de Nejapa, situada en el kilómetro diez de la carretera vieja a León.

Doña Socorro Rodríguez no podía creer lo que veía, su sobrino con el cuerpo todo ensangrentado pedía auxilio, tras recibir los machetazos que le había descargado uno de los hermanos Ferrufino.

“Mi mano, me desgraciaron”, gritaba Douglas Rodríguez Caballero. Mientras sus familiares buscaban la manera de trasladarlo al hospital más cercano. También su tío, Francisco Rodríguez, resultó macheteado en medio de la trifulca.

El sanguinario fue identificado como Bismarck Enrique Ferrufino, de 22 años, el cual fue denunciado por los vecinos como el azote de la zona. “Son unos delincuentes, ladrones, asesinos”, gritaban los pobladores de la comarca Nejapa.

Reclamó por un mortero
Walter Araica, primo de Douglas, relató que el pleito inició cuando éste le reclamó por un morterazo que lanzó uno de los Ferrufino en medio de los promesantes.

“Este delincuente (Bismarck) lanzó un mortero en medio de la gente. Le dije que tuviera cuidado porque podía quemar a alguien, y como respuesta me apuñaló. Me fui a buscar mi cutacha, y cuando regresé esta lacra había macheteado a mi primo y a mi tío”, contó Araica.

Efectivos policiales que estaban resguardando las fiestas de Santo Domingo de Abajo realizaron disparos al aire para poder controlar el pleito, y luego dieron persecución a los agresores de Douglas y Francisco Rodríguez.

En la persecución se detuvo a Bismarck Ferrufino, quien estaba en completo estado de ebriedad, y de no haber sido por los efectivos policiales, la familia Rodríguez y otros vecinos habrían hecho justicia con sus propias manos.