Leoncio Vanegas
  •   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

Un escándalo de abuso sexual estalló el último lunes en la Escuela de Educación Especial de esta ciudad, adonde sólo acuden niños y niñas con capacidades diferentes.

Aquí, la víctima es una joven de 19 años con retardo mental, y el victimario un profesor de danza, quien ya está en las celdas de la Policía para ser remitido a la Fiscalía departamental.

De acuerdo con el relato que la adolescente brindó a la Comisaría de la Mujer y la Niñez, CMN, a cargo de la capitana Carmen Rocha, fue una violación consumada dentro de uno de los baños de la escuela.

Lo grave del hecho es que el personal docente, que incluye a maestras, se convirtió en un “escudo defensor” del supuesto depredador sexual, de nombre Eddy Ramón Meneses González, de 23 años.

Hasta demandaron privilegios para colega
Según el personal de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de la Policía, CMN, las maestras se inclinaron contra la alumna porque la señalan de ser la culpable “por andar metiéndosele” al docente. Las autoridades policiales también conocieron que anteriormente un conductor de la escuela había sido despedido porque tocó de forma atrevida a la misma joven.

Supimos que la defensa de las maestras es tan férrea que hasta impidieron el trabajo de una policía, quien realizaría una reconstrucción de los hechos denunciados en el centro, escenario del escándalo.

Lo estiman tanto, que ni siquiera permitieron que el maestro fuese llevado a la estación policial en la tina de una patrulla, y diligentemente dispusieron del autobús especial que sirve para transportar a los menores. En este mismo vehículo, las solidarias con el presunto abusador han llegado a las instalaciones policiales para verlo y expresarle aliento ante “tales agravios”.

Una profesional de la CMN comentó que las maestras, con su actitud, no estaban sopesando consecuencias, como un posible despido de su trabajo, y lo más grave aún, que durante el proceso judicial que debe enfrentar Meneses González aparezcan ellas como cómplices de lo ocurrido a la muchacha.

Sexo a cambio de notas
De acuerdo con el relato que la misma víctima brindó a la CMN, todo ocurrió el jueves pasado, en un lapso de tiempo en que su maestra, afirma, la dejó junto con otra compañerita, bajo el cuidado del profesor de danza, porque tenía que hacer un mandado.

Éste las llevó a su aula y aquí el mencionado educador ordenó a la joven ir a lavar el baño. Ella se negó, ante lo cual el maestro la amenazó con ponerle “cero” en la nota de su clase. Bajo esa condición ella obedeció.

El profesor llegó a proponerle que “hicieran el sexo”, para lo cual le ofreció 20 córdobas, que no habría problemas porque él andaba un condón. También le preguntó que si le había venido la menstruación, y ella le manifestó que le acaba de pasar.

Refirió en su declaración que ella se negó a los aberrados propósitos del maestro, y fue cuando la tomó de los hombros y la forzó a acostarse en el piso, la despojó de su ropa interior y consumó su cometido. Ante el dolor y el sangrado que le produjo el acto, ella pidió algo para taparse, y él se fue a la oficina de la dirección a traer unas toallas sanitarias.

Acto seguido, se desprende de la narración de la joven en la Policía, su victimario le advirtió que no le contara a nadie lo ocurrido y la invitó a tomarse un refresco, que ella aceptó porque tenía mucha sed, pero no admitió los 20 córdobas.

En su casa, al manifestar dolor en su vagina, contó todo a su mamá, quien después de consultas a otras personas decidió denunciar lo acaecido ante la Policía. El forense, en el examen pericial, encontró señales de penetración y desgarro. En tanto, en el análisis sicológico no se encontró alteración emocional, ausencia atribuida a su retraso mental “que no le permite medir la dimensión de lo ocurrido”, se lee en el dictamen.

No obstante, se agrega, que el pronóstico es desfavorable porque las secuelas del abuso sexual sufrido “pueden ser de inicio demorado”, acota el escrito.