•  |
  •  |
  • END

VILLA NUEVA, CHINANDEGA
Un rayo fulminó a Jackson Domínguez, de 14 años, quien vivía en la comarca El Tule, ubicada en dirección al municipio de Achuapa, departamento de León, confirmó la vocería de la Policía de Chinandega.

El chavalo estaba junto a su primo, Carlos Domínguez, de 13 años, extrayendo miel de abeja de un árbol de Papalón, cuando inesperadamente se registró una tormenta que duró varias horas.

Jackson Domínguez falleció instantáneamente a las cinco de la tarde del lunes, tras ser alcanzado por el rayo, pero su primo resultó ileso y le avisó a la familia.

Varios parientes trasladaron el cadáver del joven para darle cristiana sepultura en el cementerio de Villa Nueva.

Ésta es la primera muerte que se registra por electrocución en el departamento, aunque aún no ha entrado el invierno.

Recuento de víctimas
El año pasado los rayos fulminaron a dos mujeres, a igual número de varones y a una niña en dos comarcas y un barrio del municipio de El Viejo.

El primer deceso ocurrió el nueve de septiembre de 2007, cundo una centella mató al campesino Santos Domingo Lacayo, de 36 años, en su rancho de la finca El Manantial, sector de la comarca La Cocoroca, a 25 kilómetros al suroeste de El Viejo.

La descarga lesionó a su esposa, Aleyda Narváez Gaitán, de la misma edad, al hijo de ésta, Cristian Geraldo Mejía Narváez, de 12 años, y al vecino José Ignacio Castillo, de 56.

El 16 de septiembre otro rayo fulminó a Juana Antonia Mendoza Pineda, de 49 años, a Johana Quintanilla López, de 27, y a Gerania Jirón López, de dos, en el barrio “Vílchez y Rodríguez”, en la salida El Viejo-Tonalá.

El año pasado otro rayo fulminó al vigilante José Marcelino Lira, de 44 años, celador de la bananera Coquimbo, y lesionó a Jorge Antonio Calero Canales, empleado de la empacadora de esa empresa.

Canales, quien se recuperó en una clínica privada de Chinandega, recordó que llovía a cántaros el día de los hechos, por lo que se refugió junto al vigilante y otro amigo debajo de un árbol de nim, en la carretera a los “Millonarios”, donde cayó la centella que mató instantáneamente a Lira.