•  |
  •  |
  • END

Los Bomberos, el Minsa, la Alcaldía de León y el Departamento de Armas, Explosivos y Municiones, DAEM, acordaron este miércoles cerrar inmediatamente todos los talleres o fábricas de pirotecnias que se encuentren dentro del casco urbano de León, a raíz de la explosión de la pirotecnia Marca 38, en la comunidad El Convento.

Asimismo decidieron suspender temporalmente las licencias de operaciones mientras las fábricas no salgan del casco urbano y se reubiquen fuera de éste, de acuerdo con lo establecido por la Ley 510, para evitar más tragedias como la ocurrida hace dos días en donde pereció una persona.

Dos de las cuatro personas que sufrieron lesiones en la explosión del martes permanecen en condiciones estables de salud en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello, Heodra, en León.

Los familiares de Edwin Anastasio Vargas, quien pereció en la explosión, no han exigido ningún tipo de indemnización a Félix Reyes Rostrán, propietario de la pirotecnia, pero Concepción Castro, cónyuge de la señora Guillermina del Socorro Puerto Martínez, de 55 años, le exigió que asuma los gastos médicos.

Puerto estaba tendiendo ropa en el patio de su casa, ubicada a dos cuadras de la empresa pirotécnica, cuando fue alcanzada por una piedra que le destrozó el brazo izquierdo.

“La explosión ocasionó daños en la alfajía del techo de mi casa y varias láminas de zinc se rajaron, voy a buscar a ese señor (Reyes Rostrán) para que me pague los gastos, creo que debe tener algún seguro en su negocio, entonces espero que se responsabilice porque esto no puede quedarse así”, aseguró muy molesto Concepción Castro mientras cuidaba a su esposa junto a sus hijas, en el área de Ortopedia del hospital de León.

Denuncian mala atención
“Ingresé a las 10:00 de la mañana y me pasaron a quirófano hasta las 12:00 de la noche, aquí los pobres nos morimos del dolor y nadie te voltea a ver”, denunció la paciente Guillermina del Socorro, quejándose del fuerte dolor que sentía.

Y en el área de cirugía del mismo hospital se encuentra ingresado José Armando Vargas, de 31 años, quien sufrió lesiones en sus dos oídos, producto de la explosión.

De acuerdo con Vargas, la empresa presentaba las condiciones de seguridad para los trabajadores.

“Logré observar cuando Edwin Anastasio cayó al suelo y se produjo la primera explosión. Me encontraba a tres metros de distancia cuando observé un “chispazo” y vi en el suelo a mi compañero de trabajo, entonces salí corriendo a la calle para salvar mi vida y después de eso no sé qué pasó”, aseveró.

Hospital da su versión
Por su parte, el doctor Rafael Pastora, responsable de Emergencias en el Heodra, confirmó que de los seis lesionados que recibieron, sólo Guillermina del Socorro y José Armando permanecen internos en condiciones estables. El primer paciente sufrió trauma de fractura en el húmero del brazo izquierdo y el segundo ruptura de la membrana del tímpano izquierdo.

“No podemos asegurar con certeza si José Armando tendrá secuelas de sordera u otras complicaciones en sus oídos, dependerá de la gravedad de la lesión pero todavía estamos estudiando su caso”, explicó brevemente el médico.

Además descartó que los pacientes hayan recibido mala atención, pues dijo que fueron atendidos de inmediato, y los dos únicos quirófanos que están funcionando estaban ocupados con cirugías de emergencias y cirugías programadas, explicó.