•  |
  •  |
  • END

Costa Rica
Socorrer a dos compañeras de trabajo que estaban siendo asaltadas le costó la vida al nicaragüense Melvin Soza García. El compatriota, quien tenía unos dos meses de haber ingresado a Costa Rica, fue ultimado por una bala que le perforó un pulmón y la tráquea.

El nica vendía periódicos todos los días en la zona de Desamparados, San José, pero últimamente estaba de aprendiz en una panadería, y precisamente en ese lugar trabajan las dos damas a las que intentó ayudar para que no les robaran.

Aunque fue remitido a un centro médico, falleció y deja en la orfandad a cuatro hijos pequeños que están con su pareja en Nicaragua.

Sus conocidos y familiares coincidieron en señalar que Soza García era un hombre muy trabajador y dedicado al hogar. Un hermano consternado dijo que Soza había llegado a Costa Rica con el interés de trabajar y enviar dinero a sus hijos y mujer, pero añoraba regresar a Nicaragua.

Suicida
Por otra parte, la Policía de Fronteras de La Cruz, Guanacaste, reportó la captura de un sujeto de apellidos Chévez Aragón, quien había introducido ilegalmente 13 caballos desde territorio nicaragüense.

Los equinos no pasaron por los debidos controles y presentaban malas condiciones de salud. Las autoridades informaron que después de una revisión comprobaron que los caballos fueron introducidos al país sin los permisos y que iban a ser usados en actividades comerciales.

Finalmente la Policía reportó el suicidio del compatriota Ignacio Aguirre Pulido, de 50 años. Las razones por las que optó por ahorcarse se desconocen. Sus compañeros de labores lo encontraron colgado de un mecate en la Finca Banasol, en Matina, Limón, lugar en que tenía cuatro años de trabajar.