•  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES, RIVAS

El vigilante de un plantío de plátanos del municipio de Buenos Aires fue ultimado con el mismo rifle 22 que usaba para sus labores de vigilancia, y según la Policía, el autor del letal disparo fue un enfermo mental que minutos después falleció, tras recibir dos impactos de bala.

El supuesto demente presentó resistencia ante los oficiales de la Policía que trataban de calmarlo después del homicidio del vigilante, ya que amenazaba con matar hasta a su propia madre.

Según la Policía, el vigilante respondía al nombre de Ángel Mayorga Aguirre, mientras que al enfermo mental lo identificaron como Ronald Alberto Vélez. El suceso sangriento se dio a las ocho y media de la mañana del miércoles, en la finca “La Lucha”, del municipio de Buenos Aires.

Le prestaba el arma
Mayorga Aguirre se encontraba en sus labores cotidianas, vigilando la finca en mención, pero poco después de las ocho de la mañana se apareció por el lugar Ronald Alberto Vélez, a quien le tenía cierta confianza y aparentemente hasta le prestaba el arma en algunas ocasiones para realizar disparos, ya que pese a sufrir trastornos mentales, casi siempre andaba controlado gracias a sus medicamentos.

Sin embargo, esa fatídica mañana Vélez no estaba nada bien y en un descuido del cuidador tomó el rifle 22 y disparó contra la humanidad de su “amigo”, quien cayó al suelo y poco después expiró, ya que Vélez no permitió que nadie lo auxiliara.

Al lugar llegó Guillermo Mayorga Aguirre, quien no pudo hacer nada por salvar la vida de su hermano, por temor a las amenazas de Vélez. Lo mismo sucedió cuando llegaron socorristas de la Cruz Roja de Rivas, y ni siquiera la misma madre de Vélez pudo controlarlo, ya que, según la Policía, hasta a ella amenazó con matarla.

Posteriormente, oficiales de la Policía trataron de calmar al desenfrenado hombre, pero también fue imposible y cuando Vélez se abalanzó con todo y el rifle sobre un policía, recibió un impacto de bala en la muñeca derecha y otro en la ingle. Segundos después falleció y de esa manera culminó esta terrible historia.