•  |
  •  |
  • END

Postrada en una cama del Hospital Alemán Nicaragüense, con un brazo menos, la pelvis fracturada y el abdomen surcado por las heridas de la operación que los médicos le practicaron de emergencia, Sandra Elena López, de 45 años, clama justicia.

Esta mujer de oficio comerciante fue embestida por un furgonero la noche del jueves nueve de abril, cuando pedía “raid” en la Carretera Panamericana Norte, a la altura del Empalme San Benito.

A consecuencia del brutal atropellamiento, la mujer, a quien los lugareños daban por muerta, perdió inmediatamente el brazo izquierdo y varias piezas dentales.

La tragedia se produjo cuando López buscaba cómo regresar a su casa en el barrio “Los Martínez”, en Managua.


Regresaba de cobrar 1000 córdobas
Teresa López, quien cuida de su hermana en el hospital antes mencionado, dijo que ese día su consanguínea regresaba de cobrar un mil 100 córdobas a una mujer que para peor de sus desdicha no le pagó.

Según Sandra López, quien ha tenido que ser intervenida dos veces por los cirujanos del Alemán Nicaragüense, un agente policial observó cuando el furgonero la arrolló y no hizo nada por detenerlo.

“No es de humano que el Policía haya visto que el furgonero me echó el furgón encima y no haya hecho nada por detenerlo”, se quejó la mujer mientras en su rostro se refleja el dolor que le han causado las graves lesiones.

Guadalupe López, hija de Sandra Elena López, pidió a las autoridades policiales de Tipitapa que encuentren al inhumano que aunque no mató a su progenitora la dejó desgraciada para el resto de vida.

Las autoridades policiales de Tipitapa trataron de dar con el paradero de la rastra y del chofer en Matagalpa, sitio donde supuestamente éste había sido detenido, pero la información brindada por un canal de televisión resultó no ser cierta.