•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

El adolescente imaginaba que su madre lo llevaría del brazo a la promoción de sexto grado en los primeros días de diciembre de este año, pero ese sueño de Arlen Janky Solano Hernández, de 15 años, quedó truncado al perecer bajo las llantas de una rastra cargada con madera, en el extremo de la principal calle de salida de Mulukukú a Río Blanco, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

La tragedia ocurrió la tarde del viernes último, exactamente del restaurante “La Colombina”, 60 metros al sur, donde una multitud, entre amigos y compañeros de clases del infortunado, se vio horrorizada al ver bañado en sangre el cuerpo aplastado del adolescente, cuyo rostro quedó irreconocible y su cabeza se veía machacada y desbaratada, al punto de que la masa encefálica se encontraba “regada” en la calle de Macadán.

El uniforme azul y blanco, sobre todo la camisa que llevaba puesta la víctima, además de teñirse completamente de sangre, tenía estampada la configuración negra de las llantas, luego de que éstas le pasaron encima al escolar.

Una mochila negra quedó a un lado del aplastado cadáver y esparcidos varios cuadernos y lapiceros.

El desventurado jovencito regresaba de su colegio, “Ricardo Morales Avilés”, donde anhelaba culminar su curso escolar primario, y se dirigía a su casa, la que estaba a pocos metros, cuando fue impactado, arrollado y aplastado por la pesada rastra multicolor, placas M 074 – 020, conducida por José Esteban Hernández Gutiérrez, de 50 años, quien se dirigía de Siuna a Managua.


No se dio cuenta
José Esteban, conductor, originario de Siuna, se encuentra detenido en la delegación policial de Mulukukú y será acusado ante un Juez de Audiencia Penal Distrital en Matagalpa, por el delito de homicidio culposo en perjuicio del adolescente Arlen Janky.

El propietario del medio de transporte involucrado en este fatal accidente, Leonardo Flores Aguilar, en Managua, dijo a EL NUEVO DIARIO que su conductor vía telefónica le informó desde Mulukukú que ni cuenta se dio de la desgracia en que ahora se encuentra implicado, y de ello se enteró por los gritos de varios transeúntes y vecinos del lugar, por lo cual, detuvo la marcha del camión.

Supuestamente el adolescente en el momento de la desgracia iba acompañado de dos amigos de clases y aparentemente jugaban a las empujadas, por lo que una de las hipótesis es que el muchachito pudo ser lanzado en el instante que había pasado la mitad de la rastra.

La familia de la víctima ha establecido una negociación económica con el conductor detenido y todo parece indicar que en este caso habrá arreglo extrajudicial, para evitar que el señalado pague con la cárcel.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus