•  |
  •  |
  • END

Acribillado, con siete impactos de bala, quedó tendido boca abajo en una de las sucias calles del sector de “El Novillo”, en el Mercado Oriental, el comerciante José Luis Castillo Martínez, de 54 años.

El móvil del hecho, ocurrido poco después de la una de la tarde de ayer, aún es investigado por agentes de la Cuarta Delegación de Policía, los que realizaron varias entrevistas a los vendedores y trabajadores del sector, quienes primero negaron haber escuchado algún disparo o trifulca, pero luego accedieron a colaborar con las investigaciones.

Uno de los jóvenes que descargaban arroz de un furgón, dijo a los investigadores policiales que Castillo Martínez estaba discutiendo con otro hombre, por dinero, y que les pidió ayuda, pero que luego la otra persona sacó un arma y disparó.

Castillo era originario de Terrabona, Matagalpa, y estaba casado con doña Melba Cerda Sánchez, la que se presentó a la delegación policial a declarar que su marido salió a las siete de la mañana del municipio de Ciudad Sandino, y se dirigió al mercado, a trabajar, y desconoce si alguien quería matarlo o si tenía algún problema que condujera al crimen.

Doña Marta Dávila Pérez manifestó que el fallecido era conocido de ella, ya que aparcaba frente a su tramo la camioneta roja que, según declaró, alquilaba para trabajar en acarreo.


Aflora venta de propiedad
“Que yo sepa no tenía enemigos, pero uno nunca sabe, él --José Luis Castillo-- me contó que vendió una propiedad en 35 mil dólares. Yo le dije que me prestara unos 3 mil córdobas y me dijo que ya no tenía reales… la verdad es que quién sabe por qué lo mataron. Yo tenía casi 20 años de conocerlo”, dijo doña Marta.

El cuerpo de Castillo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal y se investiga a varias personas señaladas en el asesinato. El hecho ocurrió de El Novillo, una cuadra al norte, una cuadra al oeste, media cuadra al sur.