•  |
  •  |
  • END

Un mes después de que fue rescatado del fondo de una letrina, un bebé está a la espera de ser trasladado a un albergue definitivo, donde además sería candidato a la adopción.

El bebé, que aún no tiene nombre, fue encontrado en la letrina por el campesino José Luis Andino Jarquín, en la comunidad El Regadío, a quince kilómetros al norte de esta ciudad.

Cuando el labriego se disponía a realizar sus necesidades fisiológicas en una vieja letrina ubicada a la orilla de un camino donde circulan personas de El Regadío y de sectores cercanos, se llevó una tremenda sorpresa al escuchar el llanto de un niño en el fondo de la inmundicia.

El campesino, asustado, se dirigió hacia su casa nuevamente y le contó a su familia y a los vecinos lo sucedido.

Inmediatamente los lugareños se presentaron para levantar la estructura de concreto de la letrina y sacaron a la criatura, a la que bañaron y fue en ese momento que se dieron cuenta de que se trataba de un varoncito.

Posteriormente lo llevaron al puesto de salud de la comarca, donde la enfermera asignada lo remitió al Hospital Regional San Juan de Dios, de esta ciudad, para que los pediatras lo valoraron.

El menor estaba sano y ahora se encuentra en un albergue temporal, ante la posibilidad de que aparezca la mujer que lo trajo al mundo y lo lanzó a la vieja letrina. Ésta es buscada por la Policía.

Lo que se ha logrado establecer es que la madre de este bebé no reside en El Regadío, puesto que un empresario tabacalero, que tiene un centro de trabajo en el lugar donde la mayoría de la mano de obra es femenina, consultó a todo su personal y comprobó que ninguna dama estuvo embarazada en los últimos meses.