Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Víctor Manuel Espinoza y Edwin José Escobar tendrán que completar 71 días de cárcel antes de que los miembros de un tribunal de jurados decidan, este cuatro de julio, si son o no culpables del homicidio del estudiante de 14 años, Luis Eduardo Navas Romero, aunque las pruebas que presentó ayer la fiscal Blanca Rosa Calero, “los hunden”.

El testigo clave de la Fiscalía es una niña que vio a los acusados en el preciso momento en que éstos estaban asaltando a Navas, quien se resistió a entregar su mochila Jansport valorada en 200 córdobas, porque ahí llevaba sus cuadernos.

“Entregá la mochila”, le habría dicho Víctor Manuel al niño, de frente, mientras que Edwin José por detrás lo tenía inmovilizado, pero como la víctima se resistió, Espinoza le clavó dos veces en el tórax un puñal de doble filo de 10 ó 12 centímetros de largo por cuatro de ancho, según dictamen del forense Néstor Membreño.

La muerte fue por hemorragia masiva y taponamiento cardíaco por destrucción de los ventrículos y un pulmón. Esto ocurrió a las doce y 50 minutos del 15 de abril en el barrio Venezuela, cerca del Bar Azul. Aunque los acusados negaban con la cabeza los relatos de los testigos, la Fiscalía presentó otros testigos que vieron a los imputados con el niño.

Ante las evidencias, su abogado, Wilmer Muñoz, no se opuso ni a la admisión de las pruebas ni a que les decretaran la prisión, aunque dijo que más adelante probará que no son responsables del delito que les achacan, que es robo con intimidación con resultado de muerte.