•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Un hombre que dejó irreconocible a su mujer, a punto de golpes que le propinó en todo el cuerpo, hasta en sus partes íntimas, fue dejado en prisión preventiva la tarde del miércoles, luego de que el juez de Audiencias del Juzgado de Distrito Penal de Rivas, Diógenes Dávila, aceptara la acusación que presentó el Ministerio Público.

De acuerdo con la Fiscalía, el energúmeno que está dispuesto a quitarle la vida a su compañera es Pablo Antonio Avilés Orozco, conocido como “Toño Motor”, en tanto la víctima fue identificada como María Elena Guevara Baltodano, quien se encuentra internada en el hospital de Rivas, ya que producto de la paliza que recibió resultó con fractura en la mandíbula, dos dientes desprendidos, heridas en ambos labios y hematomas en diferentes partes del cuerpo.


Sorprendida en su trabajo

Esta trágica historia de violencia intrafamiliar se registró a las dos de la tarde del 28 de abril, cuando la víctima se encontraba en su pequeño negocio, ubicado en las costas del balneario de San Jorge. Hasta allí se presentó “Toño Motor”, quien llegó al local y esperó a que su mujer ingresara, procedente del patio, donde se encontraba barriendo.

La mujer fue sorprendida por su compañero de vida, quien la tomó por la fuerza y la tiró sobre el piso, donde le propinó “una serenata” de golpes y puntapiés y luego la desnudó y manoseó.

El energúmeno, aún no contento con el castigo, vistió de nuevo a Guevara Baltodano y bajo amenazas la sacó del local, como que si nada había sucedido, y se encaminaron a buscar un taxi.

La saca de refugio

En un descuido, la víctima se le escapó por segundos, pero no corrió con suerte, pues “Toño Motor” la siguió y la sacó de una pulpería donde se había refugiado y luego la montó en un taxi y le pidió al taxista que lo llevara su casa, ubicada en Popoyuapa.

Al llegar a la casa, “Toño Motor” encerró a su mujer y acto seguido continuó descargando su furia y cuando ya no quiso seguir golpeándola con las manos y pies tomó un machete de 77 centímetros de largo y le propinó varios cinchonazos en los glúteos y espalda, al mismo tiempo que le decía que le iba a sacar los ojos y a cortar la lengua para que no gritara.

Posteriormente el endemoniado sujeto desnudó de nuevo a Guevara Baltodano, para que no huyera, pero a las cuatro de la tarde las hermanas de la maltratada llegaron a la vivienda y comenzaron a llamarla a gritos, hasta que ella salió e inmediatamente la trasladaron al hospital de Rivas. De acuerdo con el expediente que la Comisaría de la Mujer suministró al Ministerio Público, ésta es la tercera agresión que sufre Guevara Baltodano por parte de “Toño Motor”.

La Fiscalía, al igual que los familiares de la víctima, esperan que en esta ocasión se haga justicia, ya que aseguran que desde hace varias semanas la víctima no quería ningún tipo de vínculo con su agresor y que por esa razón es que “Toño Motor” la golpeó salvajemente, ya que no acepta perderla.