María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

Una extraña muerte es investigada de oficio por agentes de la Quinta Delegación de Policía, ya que los familiares del fallecido se negaron a brindar detalles de lo ocurrido.

Los vecinos, por temor a problemas futuros con los dolientes, o por complicidad, tampoco hablaron al respecto. José Manuel Martínez Pérez, de 27 años, expiró y sus familiares se negaron a que su cuerpo fuera examinado por forenses del Instituto de Medicina Legal. Es más, hicieron un documento para deslindar responsabilidad de la Policía y del IML.

Una fuente policial expresó sus dudas porque se rumora que el muchacho murió en un enfrentamiento de pandillas en el barrio “Adolfo Reyes”, pero que su cuerpo no presenta signos de violencia, por lo que era primordial el dictamen del IML.

“La verdad es que la población no quiso colaborar con nosotros, y los familiares nos gritaron todo tipo de insultos y nos corrieron del lugar. Caminamos varias cuadras para saber dónde exactamente fue el enfrentamiento --de pandillas--pero nadie cooperó”, lamentó la fuente de la Policía.