Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Juez “le baja el gas a Molotov”

El juez suplente Quinto Penal de Audiencias, Óscar Manzanarez, “le bajó el gas” a Luis Enrique Castillo, de 18 años, quien tiene el explosivo alias de “Molotov”, al dejarlo en prisión por la aparente autoría del delito de homicidio frustrado en perjuicio de Carlos Adán Martínez Córdoba, de 21 años, y Javier Ortega Durán, de 23. La acusación suscrita por el fiscal Arnulfo López explica que a las diez de la mañana del 30 de abril, Martínez estaba con José Santos Medina, cerca de la antigua empresa Pepsi, en el barrio Las Torres, cuando el acusado y tres desconocidos los interceptaron para ofenderlos. Luego, “Molotov” supuestamente se fue a su casa, ubicada cerca del edificio “Armando Guido”, pero a los pocos minutos regresó donde la víctima, con un arma “hechiza”. Carlos inmediatamente huyó rumbo al lago de Managua, pero el acusado lo habría perseguido. Agrega el escrito acusatorio que cuando la víctima pasó por la casa de José Felipe Amador, donde Javier Antonio Durán estaba de visita, el acusado hizo tres disparos, y uno de los proyectiles le dio a Ortega en el cuero cabelludo, específicamente en la parte izquierda de la cabeza, por lo que fue trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde lo curaron. El judicial programó la audiencia inicial para el 15 de mayo, día en que revisará la medida de prisión que decretó contra el imputado tomando como base la utilización de un arma prohibida por la ley, y el peligro al que estuvo expuesta la víctima.

Panadero en rebeldía
Desde hace un mes se encuentra en rebeldía un ciudadano de 33 años que se dedica a hacer pan, porque no se volvió a aparecer por el Juzgado Sexto Local Penal, donde está acusado por la supuesta autoría del delito de acoso sexual en perjuicio de una quinceañera que vive en Villa Venezuela. El juicio arrancó en marzo, pero por fuerza mayor no pudo llegar a su fin, por lo que el juicio oral y público debía recomenzar en abril, lo que no ocurrió, por la no comparecencia del imputado, por lo que desde entonces tiene orden de captura. La acusación señala que el panadero perseguía y vivía pendiente de la vida de su joven vecina, e incluso le mandaba “razones” –recados-- en las que le solicitaba que huyeran juntos. Pero “la gota que derramó el vaso” cayó en octubre del año pasado, cuando el panadero volvió a tratar de acercarse a la víctima, acción con la que incumplió el acuerdo que él mismo firmó ante la Defensoría Pública comprometiéndose con la madre de la menor a no seguir acosándola. La justificación del imputado es que “la joven lo busca”, lo que la aludida niega, porque si ella fuese la que se le acercara a él, no hubiese sufrido una reacción ansiosa depresiva leve, caracterizada por aburrimiento y tristeza por no poder salir a la calle a platicar con sus amigas.

“Descostilló” a su víctima, pero salió en libertad
Pese a que Carlos Iván González o García González le partió de un machetazo una de las costillas al vendedor de lotería José Antonio Zúniga, el acusado consiguió salir en libertad este viernes, en el Juzgado Quinto Penal de Audiencias, porque la Fiscalía solicitó medidas alternas a la prisión preventiva. Según el escrito acusatorio, a las siete de la mañana del 30 de abril, la víctima estaba vendiendo lotería frente a la Foto Génesis, cerca del Hospital “Carlos Roberto Huembes”, cuando el acusado pasó por el lugar y supuestamente se le abalanzó a Zúniga para atacarlo a puñetazos, por razones desconocidas. El agredido tomó un garrote para defenderse, pero el acusado sacó un machete de 14 centímetros de largo por tres de ancho que llevaba en la cintura, y le propinó varios filazos al vendedor que esquivó la mayoría con el palo, no obstante fue alcanzado por uno de los filazos en el costado izquierdo, lo que le ocasionó fractura en una de las costillas. El dictamen médico legal que la fiscal Urania Fonseca ofreció como prueba para sustentar la acusación por homicidio frustrado señala que la víctima tardará 30 días para recuperarse, porque el filazo le provocó un doloroso hematoma. El juez suplente Óscar Manzanarez admitió el asunto, decretó la detención domiciliar y otras medidas para el acusado, y programó la audiencia inicial para el 14 de mayo a las once de la mañana.