Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

ESTELÍ

Las autoridades policiales y de la Alcaldía Municipal han incrementado las medidas de seguridad en el cementerio municipal San Francisco, para impedir el acceso de los tomadores habituales y rateros que llegan al lugar a robar objetos de valor, como cruces y coronas.

Varios pobladores que tienen parientes sepultados en ese campo santo denunciaron que los “bolitos”, drogadictos y otro tipo de sujetos, en horas de la noche y madrugada se introducen al lugar para robar objetos de las tumbas.

Según dijeron, esos elementos profanan las tumbas de los difuntos recién sepultados porque es donde encuentran objetos de valor, los que luego pueden vender a personas de otros lugares.

También se roban las placas de metal de las lápidas, para venderlas en talleres donde trabajan con esos materiales y en los locales que compran chatarras.

De acuerdo con versiones de varios pobladores, algunas tumbas han sido abiertas por los borrachos, quienes cometen tales actos en busca de objetos valiosos.

Supuestamente, después de abrir las lápidas y registrar, las tapan bien, de tal forma que no quede evidencia.

Aunque el cementerio cuenta con muros perimetrales que lo protegen y portones, eso no es suficiente para frenar la acción voraz de los delincuentes que ni a los muertos dejan que descansar en paz.

También las cruces forman parte de los objetos codiciados por los ladrones. Hasta el otrora vendedor y consumidor de estupefacientes, Emilio Arteta Flores, conocido en el bajo mundo como “El Macho”, quien ahora se ha convertido en tomador consuetudinario, fue sorprendido por los vigilantes del cementerio municipal San Francisco de Asís, cargando en sus hombros dos lujosas cruces que arrancó de una tumba.

“El Macho” se llevaba también ofrendas florales, las que les habían quitado las cintas de identificación y varias verjas de hierro.

Los vigilantes de inmediato se comunicaron con los policías municipales y estos a la vez los entregaron a una patrulla de la PN.

Las autoridades policiales, luego de incautarles los objetos que se llevaban robados, los dejaron en libertad ya que no hubo denuncia.

No obstante, los delitos que en meses anteriores cometían antisociales en los sectores cercanos al cementerio, han disminuido considerablemente debido al accionar de la Policía Municipal.

Las autoridades policiales también dieron a conocer que reforzarán la vigilancia en el sector.