Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Preso por cargar 80 piedras, pero de crack
Cargar piedras no es un delito, pero cuando son de crack sí. De eso está plenamente conciente Mariano Cruz Medina, quien desde el domingo está en prisión por la supuesta autoría del delito de tráfico de 24.4 gramos de droga, porque el primero de mayo estaba en plena vía pública, en el barrio “Jorge Dimitrov”, cargando diez bolsitas de plástico con diez piedras cada una en la bolsa del pantalón. Al ver a la Policía intentó abordar un taxi, pero no pudo y fue arrestado. Al momento de la captura, las autoridades también le ocuparon al sospechoso 2,150 córdobas y un celular. El acusado alegó en su defensa que a él no le ocuparon droga alguna, pero a quien sí le incautaron sustancias prohibidas fue a un menor de edad, a quien según Cruz las autoridades dejaron ir tranquilo como si nada hubiese pasado. La audiencia inicial del proceso para el sospechoso quedó programada para el nueve de mayo.

Enjaulan a “Los Canarios”
Desde el domingo, dos supuestos miembros de la pandilla “Los Canarios” están enjaulados y a la orden de la juez Octavo Penal de Audiencias, Karla García, quien admitió la acusación que la Fiscalía promovió contra Carlos David Cuarezma, de 21 años, y Javier Alexander Oviedo, de 18, por la presunta autoría del homicidio de Ramón Antonio Fajardo, de 19 años. Éste murió el 30 de abril de un escopetazo en el pecho que le habría propinado Víctor Javier Rodríguez, alias “Calalo”, a quien la judicial mandó a capturar para que responda por el crimen que ocurrió en el barrio Los Laureles. La audiencia inicial del juicio está programada para el nueve de mayo, a las diez de la mañana. Durante la audiencia preliminar del proceso este domingo, la abogada María Elena Pérez alegó que a sus clientes no se les ocupó arma alguna que revelase que ellos cometieron el delito, pero la Fiscalía no los acusó por disparar sino por supuestamente propinarle puñetazos y puntapiés a la víctima, cuando ésta ya estaba en el suelo agonizando.

El guaro como excusa
Un hombre de apellido Ampié fue conminado a no acercarse a su vecina, María Rivas, porque supuestamente el primero de mayo, en el barrio Laureles Sur, llegó en estado de ebriedad a reclamarle por la cita que le había llevado, pero como la mujer le solicitó que se calmara, éste presuntamente le atacó la casa a pedradas y le desbarató dos exhibidores de cristal, valorados en 10,662 córdobas. El abogado defensor Moisés Pérez no cuestionó los hechos descritos en la acusación que presentó el fiscal Rolando Zapata, pero sí la medida de arresto domiciliar que inicialmente el Ministerio Público estaba solicitando para el imputado, porque dijo que ésta violentaba el derecho al trabajo y a la libre locomoción. Pero además atribuyó lo ocurrido a la embriaguez de su cliente y ofreció una mediación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus