•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Luís Manuel Medina Pozo, de 40 años, oriundo de la comunidad de Salinas Grande en León, discutió acaloradamente con su conyugue Ignacia Ríos, de 50 años, todo parece indicar que al calor de los tragos y después de varios garrotazos en distintas partes del cuerpo, le ocasionó la muerte y seguidamente abusó sexualmente de ella.

El hecho ocurrió el pasado miércoles siete de mayo a las nueve de la noche en el caserío Las Marimbas, finca San Antonio, propiedad de Antonio Rugama en la comunidad de Salinas Grande en León. La pareja tenía más de un año de convivir y trabajar en la mencionada finca.

Alcohol y violencia
Medina Pozo llegó el martes en horas de la tarde a la finca San Antonio en estado de ebriedad y con cuatro botellas de licor que compartió con Federico Antonio Baquedano Martínez, de 50 años, administrador de la propiedad, quien dijo que la pareja se retiró a sus aposentos a las siete de la noche y después de dos horas escuchó una fuerte discusión pero no le puso mente.

Medina Pozo se enojó con su cónyuge después que ésta le reclamara el amorío que tenía con otra mujer. Fue cuando Luís Manuel agarró un garrote, la golpeó en distintas partes del cuerpo y creyendo que estaba dormida sació sus instintos sexuales. Luego se quedó dormido hasta que Policía lo capturó.

“Me levanté a las cinco de la mañana para ordeñar las vacas, pasé por el cuarto de Luís Manuel y observé que todavía estaba descansando, me llamó la atención que el cuerpo de la señora Ignacia estaba muy rígido, me acerqué, le tomé la mano derecha y sentí que su piel estaba sumamente helada, inmediatamente me di cuenta que estaba muerta”, relató Federico Antonio quien inmediatamente denunció el hecho ante delegación policial.

El capitán Silvio Saborío, jefe de la Secretaria Departamental de la Policía en León aseguró que una patrulla motorizada se trasladó hacia la propiedad de Antonio Rugama en la comunidad de Salinas Grande y encontró el cadáver de la mujer junto a Medina Pozo quien se hallaba profundamente dormido en una tijera de lona.

Tuvo sexo con cadáver
El forense Benito Rafael Lindo dictaminó que la muerte de Ignacia Ríos fue ocasionada por golpes recibidos con un instrumento contuso (trozo de madera palo). El cadáver presentó moretones y lesiones en la cara, cráneo y en las extremidades superiores e inferiores.

El capitán Saborío destacó que el cadáver presentaba rasgos de violación, fue encontrado semidesnudo boca arriba al lado de Medina Pozo. Además en el lugar del crimen se encontró una camisa, dos sabanas llenas de sangre y dos trozos de madera con el que aparentemente mataron a Ignacia Ríos.

La tarde de hoy jueves Luís Manuel será acusado por la Fiscalía ante los juzgados por el delito de homicidio seguido de violación.

El cadáver fue entregado a Carlos Alberto Ríos Pavón, de 21 años, hijo de la occisa y será sepultado en la comunidad Rincón de los Huelles en el municipio de La Paz Centro.