Ernesto García
  •  |
  •  |

Semienterrado, en medio de un cauce natural que cruza el barrio “Los Rugama”, ubicado a 13 kilómetros al suroeste de la capital, fue encontrado el cadáver de Víctor Manuel Rugama, de 50 años.

Rugama era un bebedor consuetudinario y estaba desaparecido desde el pasado lunes, cuando fue visto por última vez, ingiriendo licor, en la cantina “El Duende”, en compañía de otros seis hombres.

El hallazgo del cadáver de Víctor Manuel Rugama causó alarma entre los habitantes de esa comunidad rural, situada del kilómetro 11 de la Carretera Vieja a León, dos kilómetros al sur.
Hijo no aparece
Entre los tomadores con quienes fue visto por última vez Rugama estaba su hijo, del mismo nombre, cuyo paradero se desconocía la tarde de ayer, aseguró Jamilet Rojas Espinoza, sobrina de la víctima.

El cuerpo de Rugama fue descubierto a eso de la una de la tarde de ayer, miércoles, por un niño que buscaba leña entre la maleza del campo, agregó la pariente de la víctima.

Aunque el cuerpo de Víctor Manuel Rugama no presentaba huellas de violencia, serán los patólogos del Instituto de Medicina Legal quienes determinen la causa de su muerte.