Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

ESTELÍ

Algo “no cuaja” en las investigaciones que realiza una fuerza operativa de la Policía esteliana en persecución de cuatro delincuentes, que armados con fusiles de guerra y de cacería supuestamente asaltaron a tres trabajadores de una empresa privada y los despojaron de 80 mil córdobas en efectivo, objetos de valor y documentos de identificación personal.

De acuerdo a la denuncia presentada por José Raúl Avilés Bolaños, de 30 años, cuatro elementos interceptaron al paso al camión propiedad de la empresa Mayón, cuando circulaba en por la cuesta Kukamonga, en el kilómetro 167 de la Carretera Panamericana, en el tramo que une las ciudades de Condega y Estelí.

El camión circulaba de norte a sur y era conducido por Edmundo Blandón Montoya, de 70 años, quien es originario de Matagalpa.

En el automotor viajaban también como pasajeros sus compañeros trabajo, José Octavio Matamoros Espino y Allan Ampié Loza, de 23 y 24 años, respectivamente, y originarios también de la ciudad de Matagalpa.


Armados con todo
De acuerdo a las versiones de los afectados ofrecidas a la Policía, los maleantes portaban también pistolas, una escopeta y una bayoneta. Salieron de forma sorpresiva al lado izquierdo de la vía, los intimidaron al realizar disparos al aire y luego los despojaron de más de 80 mil córdobas en efectivo, incluyendo tres cheques, e igualmente, les quitaron tres teléfonos celulares y sus documentos personales.

Relataron los perjudicados que los atracadores los amarraron y los introdujeron en la parte trasera del camión. Luego avanzaron un kilómetro en dirección hacia el sur, donde se bajaron del automotor.

En ese sitio, ubicado sobre la Carretera Panamericana, los delincuentes abordaron una camioneta Mitsubishi, zancona, de la cual no precisan color, ya que estaba oscuro, y se fueron en dirección hacia el norte, dejándolos amarrados de las manos.

La Policía inmediatamente después de conocer el hecho organizó una fuerza operativa para darle persecución a los maleantes, pero hasta ahora no tiene pista alguna.

Como los denunciantes precisaron a la Policía que el atraco ocurrió cuando circulaban por la segunda vuelta, cuando subían la cuesta Kukamonga, un lugar sumamente accidentado y peligroso, los oficiales hicieron uso de la técnica canina e inspeccionaron el sector, pero no encontraron huellas ni cartuchos de las armas que supuestamente dispararon los criminales. Ante tales hechos, los supuestos asaltados quedarán bajo investigación también.