•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

El presunto cuatrero, Rolando Rivera Izaguirre, de 37 años, originario de la comarca La Ceiba, ubicada a cinco kilómetros del puesto militar de Guadalajara, sobre la carretera Somotillo-San Juan de Cinco Pinos, murió a las 11:45 de la noche del jueves último, en un enfrentamiento con una patrulla del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua.

Una fuente policial informó a EL NUEVO DIARIO que tres soldados, jefeados por el teniente Antonio Herrera, observaron a Rivera Izaguirre junto a otro forajido, montados a caballo, en la Loma La Rojita, por lo que solicitaron dos veces el alto.

Enseguida, los malhechores se lanzaron de las bestias, se parapetaron en árboles y piedras y dispararon seis proyectiles de revólver calibre 38 contra los integrantes de la patrulla castrense.


En la tetilla y la cabeza
Inmediatamente, los miembros de la patrulla militar que resguarda la frontera con Honduras, repelieron el ataque con sus fusiles Ak de reglamento, y propinaron un disparo en la tetilla derecha y otro en el cráneo a Rivera Izaguirre, quien murió de forma instantánea.

El cadáver de Rolando fue entregado a su hermana, Rosario, habitante de la comarca Los Balcones, quien le dio cristiana sepultura la mañana del viernes.

Se presume que los cuatro miembros de la patrulla hirieron al acompañante de Rivera Izaguirre, pero éste aparentemente huyó hacia territorio hondureño.

El teniente Manuel Sequeira, vocero de la Policía de Chinandega, dijo que incautaron el revólver calibre 38 con seis proyectiles disparados, dos cerca del cuerpo del delincuente, a quien le encontraron otras cinco balas en las bolsas del pantalón.

La patrulla del Ejército de Nicaragua encontró alicates y alambres cortados cerca de la Loma Las Rojitas, por lo que se presume que los dos malandrines habían sacado varias reses robadas, supuestamente hacia territorio catracho.

Tropas del Segundo Comando Militar Regional mantienen intensa vigilancia en la frontera honduro-nicaragüense, y como resultado de los operativos, incautaron en la presente semana una pistola calibre 22 y un kilo con una onza de cocaína a un sujeto originario del municipio fronterizo de Santo Tomás del Nance, y a un salvadoreño, en la comarca Vado Ancho.

El teniente Antonio Herrera interpuso denuncia por intento de homicidio ante la delegación policial regional, ubicada en el municipio fronterizo de Somotillo.