•  |
  •  |
  • END

JINOTEPE, CARAZO

Lo que inicialmente fue concebido como un paseo o relax, por parte de un grupo de trabajadores que labora para la empresa constructora Astaldi SPA, sucursal Salvador, que construye la carretera Diriamba-Casares terminó en tragedia, cuando la camioneta en que se desplazaban varios trabajadores dio varias volteretas, con saldo fatal de dos muertos y cuatro personas gravemente lesionadas.

El accidente, cuyas causas aún investiga la Policía, sucedió poco antes de las ocho de la mañana de ayer domingo, en el kilómetro 58 y medio de la carretera Diriamba-La Boquita, cuando la camioneta Toyota, blanca, placas salvadoreña P 538-445, conducida por Martín Enrique Gaitán Barberena, de 34 años, inexplicablemente dio varias volteretas y sus ocupantes salieron por los aires, hasta que el vehículo se detuvo en un paredón, a la orilla de la carretera.

Gaitán Barberena, originario de Boaco, fue uno de los fallecidos, a consecuencia de las múltiples fracturas craneales. También murió el ingeniero Francisco José Bello Gómez, de 38 años, originario de Masaya.

Cuatro trabajadores que viajaban en la tina del vehículo resultaron gravemente lesionados, entre ellos José Filemón Mendoza, de 31 años; Mario de los Ángeles Bello Gómez, de 39; Isidro de Jesús Bello Picado, de 38, y Dámaso de Jesús Pérez Tijerino, de 48 años.

Dos de ellos están con pronósticos médicos reservados, por lo que las autoridades médicas del Hospital Santiago, hacia donde fueron llevados inicialmente prefirieron no dar detalles.

El segundo jefe de la Policía de Carazo, comisionado Buenaventura Miranda Fitoria, no dio detalles sobre las causas del accidente, y confirmó que un equipo de peritos de Tránsito Nacional realizaría las indagaciones. Miranda Fitoria relató que las condiciones de la vía son favorables, y que sobre la pista quedó una huella de frenazo de 20 metros.