•  |
  •  |
  • END

Tres vigilantes son investigados por la Policía del Distrito Seis para determinar su participación en la muerte a machetazos de Ricardo Javier Castillo Fornos, de 21 años, registrada a la una de la madrugada de ayer domingo, en el costado sur de la Sandak en el mercado “Iván Montenegro”.

Castillo Fornos, junto a un hermano, identificado como Jonathan, y dos amigos más, salieron de una cafetín ubicado en los alrededores del mercado en mención, y buscaron un taxi para que los llevara con dirección al barrio “Gertrudis Arias”. En la espera, la víctima decidió orinar, cuando se registró una discusión entre dos vigilantes y el muchacho.

Segundos después, uno de los cuidadores, identificado como Félix Pedro Quiñónez Ríos, de 58 años, y originario de El Sauce, León, le descargó un machetazo en el lado izquierdo del cuello que le cortó las arterias y le provocó la muerte.

Los vigilantes involucrados en el hecho huyeron del lugar, dejando abandonada una bicicleta y una taza con residuos de alimentos, así como un par de chinelas de hule.

El comisionado Leónidas Roque, jefe de Auxilio Judicial del Distrito Seis de Policía, relató que en la búsqueda de los autores lograron la captura de cinco personas, determinando que dos de ellos estaban vinculados al hecho de sangre.

Los detenidos fueron identificados como Wilder Augusto Gaitán Bonilla y Octavio Ramón Chávez Acevedo. Según las preliminares, Gaitán Bonilla, quien cuida varios negocios en los alrededores de donde ocurrió el crimen, tomó parte en la agresión contra Castillo Fornos. Algunos testigos aseguran que es la persona que presumiblemente le propinó dos estocadas con arma blanca en el estómago, esto último no fue confirmado por la Policía.

Mientras que Chávez Acevedo, quien cuida una iglesia evangélica frente al sitio donde ocurrió el crimen, facilitó el machete con el que Quiñónez Ríos le provocó la herida mortal a la víctima.

Después de cometer el hecho criminal, los tres vigilantes salieron caminando tranquilamente hacia una bloquera que hay en los alrededores y limpiaron el machete, el que luego introdujeron en un montículo de arena donde quedaron las manchas de sangre de la víctima.

Los padres de la víctima prefirieron no dar información sobre los hechos, pero una tía de Castillo Fornos relató que Jonathan, hermano del macheteado, en medio de su desesperación, al ver a el joven en agonía, corrió hacia el Cuartel de Bomberos que está en el Mercado “Iván Montenegro”, a pedir ayuda, pero una persona que no lograron identificar les dijo que no eran horas de oficina y que no podían ayudarle.