•  |
  •  |
  • END

Mónica de los Ángeles Rodríguez Hernández, de 14 años, murió después de un día de agonía en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, tras ser víctima de un terrible accidente de tránsito.

Doña Juana Gutiérrez, abuela de la adolescente, dijo que su nieta regresaba el sábado por la noche de un culto que se efectuó en la Iglesia de Dios, ubicada en el kilómetro 16 de la carretera hacia El Crucero.

“Venía con un grupo como de diez personas, cuando estaban cerca de la entrada del El Cañón --en el kilómetro 15, donde habitaba Mónica-- un carro venía en la vuelta haciendo zigzag, todos se tiraron y a ella la atropelló, la tiró contra un rótulo publicitario, y el conductor huyó”, aseguró entre sollozos doña Juana.

Las personas que iban con Mónica pidieron ayuda, y en un vehículo particular la trasladaron al centro asistencial, donde los médicos hicieron todo por salvarle la vida.

“Ayer (domingo) murió a las once de la noche, dice mi hija que estaba reventada por dentro. Si ese accidente fue horrible... los conductores creen que son dueños de las carreteras, deberían colocar reductores de velocidad para evitar más muertes, ahí han perecido como cinco personas”, afirmó doña Juana.

Mónica de lo Ángeles cursaba el primer año de secundaria en el colegio La Concepción, en el municipio de El Crucero. Todos sus familiares esperan que la persona que provocó la tragedia se haga responsable de sus actos, porque también le espera la justicia divina.