Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Un hombre de 35 años que se dedica al comercio, quedó en prisión hasta el 27 de mayo, día de la audiencia inicial del juicio, porque supuestamente violó a su hija de 16 años, a quien habría sometido sexualmente amenazándola con un cuchillo, el pasado 18 de mayo, en el barrio 19 de Julio, en la cuartería donde alquilan una pieza.

Según la acusación radicada en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, entre las diez y media de la noche y las doce y media de la madrugada del 18 de mayo, la víctima estaba con su padre, de iniciales G.J.E., en el cuarto que alquilan, cuando de repente sintió que su papá se levantó de su cama para dirigirse al sofá donde ella estaba.

“¿Qué es lo que le pasa?”, habría reclamado la joven a su padre, quien volvió a su lecho, pero diez minutos después regresó para tocarle las caderas y las piernas, luego la habría tomado del cabello para besarla, la tiró a la cama y la amenazó de muerte con un cuchillo, para someterla y penetrarla varias veces, hasta llegar al climax, pero no eyaculó en la vagina, sino afuera.

Supuestamente la joven no gritó al momento del delito porque con una de las manos su padre le tapó la boca, sin embargo, el abogado Oscar Martínez Zelaya alegó que a su cliente “se la montaron”, porque los testigos ofrecidos no viven en el cuarto de los involucrados.

Para el abogado, quienes están detrás del montaje son los familiares del acusado, por el supuesto afán de quedarse con el negocio de venta de ropa y otros artículos que tiene.

No obstante, existe un dictamen médico legal que indica que la víctima presenta desgarro parcial de reciente data y datos compatibles con acceso carnal reciente. También presentaba evidencias físicas de lesiones extragenitales, como son un hematoma en el brazo derecho, pierna izquierda y excoriación en la mano derecha.

Cabe reiterar que el acusado tiene 35 años, lo que significa que a los 19 años se convirtió en el joven papá de quien ahora lo acusa.