Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
A la orden del juez competente fue puesto Pedro Joaquín Illescas Rivera, de 60 años, quien es acusado por el Ministerio Público por abusos deshonestos en perjuicio de una niña de nueve años.

Inicialmente, las autoridades policiales, por medio de la Comisaría de la Mujer y la Niñez, tipificaron el delito como violación frustrada, pero en la investigación salió a luz que hubo tocamiento.

El hecho se supo luego que otros menores informaran a los padres de la niña que Illescas Rivera la tenía encerrada en su vivienda. Según la denuncia, los padres habían enviado a la pequeña a realizar unas compras a la venta, y al no regresar, la buscaron, y fue gracias a otros niños que dieron con su paradero.

La menor fue encontrada llorando en un predio baldío, contiguo a la vivienda del detenido, y en su poder tenía un billete de diez córdobas que el ahora acusado le entregó para que guardara silencio, además que al parecer fue amenazada por el sujeto.

La menor ahora sufre daño emocional y el forense certificó que tenía enrojecimiento en sus partes íntimas, lo que dejó claro que hubo abuso deshonesto de parte del indiciado.

Intimidó en público a su mujer
Y es que la violencia contra la mujer no respeta edad. José Carlos Quintero Jarquín, de 41 años, fue detenido por miembros de una patrulla de la Policía esteliana luego que persiguiera y amenazara de muerte con un arma a su cónyuge, de iniciales I.C.O, según dio a conocer el portavoz de la entidad de seguridad pública, teniente Abel Herrera.

Los hechos sucedieron en el barrio “Milena Hernández”, de esta ciudad, donde fue detenido el agresor después que persiguiera a la dama con un arma hasta la casa de sus suegros, donde la amenazó con matarla.

Este penoso caso también es documentado por Comisaría de la Mujer y la Niñez de esta ciudad, y ya fue remitido ante las autoridades competentes del Ministerio Público.