•   Managua  |
  •  |
  •  |


El pasado 30 de septiembre la vida de María Teresa Bravo Oporta giró 180 grados, porque su hija, Maria Teresa Medina Bravo, de 15 años, fue raptada.

La familia materna de la joven quinceañera señala como autor del rapto a Roberto Romero Duarte, alias “Roberto Loco”, habitante del barrio “Luxemburgo”, y quien supuestamente asediaba día y noche a la joven.

Doña María Teresa Bravo asegura que “Roberto Loco”, quien raptó a su hija, es el mismo que hace más de un año se fugó de la Estación Seis de Policía junto a otros 11 reos.

Este mismo sujeto fue recapturado por la Policía en abril del año en curso, durante un Plan “Piruca”, que realizaron las autoridades policiales de la VI Sección de Policía en la Colonia Primero de Mayo y barrios aledaños.

“Roberto Loco, que se llevó a mi hija, es el mismo que salió en EL NUEVO DIARIO”, afirmó doña María Teresa Bravo, aunque para autoridades de la Estación Seis, el “Roberto Loco”, que menciona la madre de la quinceañera raptada es un homónimo de quien tiene un largo historial delictivo.
Desapareció el mismo día
La familia materna de María Teresa Medina sustenta las sospechas de que el “Roberto Loco” que raptó a la joven es el mismo que tiene antecedentes penales, en el hecho de que éste no volvió a su casa desde el día en que la joven desapareció, y tampoco se ha presentado al Juzgado Tercero Penal de Audiencia a firmar su tarjeta de control porque enfrenta un juicio por la presunta autoría del delito de robo con violencia.

Para María Teresa Bravo, aunque su hija del mismo nombre aceptaba los cortejos que le hacía “Roberto Loco”, ésta aceptó irse con el hombre de 25 años, bajo intimidación.

“Si ella (María Teresa) hubiera tenido las intenciones de irse con ese hombre (Roberto Loco), se hubiera llevado un dinero que era de ella, pero no tocó ni un centavo”, aseguró la acongojada madre.

Las autoridades policiales de la Estación Seis, quienes investigan el paradero de la joven raptada, tienen tipificado el hecho como estupro.