•  |
  •  |
  • END

El 30 de abril la vida cambió para el universitario Víctor Javier Rodríguez Ayerdis, de 21 años, porque la Policía le achacó la autoría del homicidio de Ramón Antonio Fajardo, de 14 años, pero el aludido dice que demostrará su inocencia entregándose a la juez Octavo Penal de Audiencias este martes y presentando sus testigos.

El abogado Juan Miranda explicó que denunciaron el caso ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y EL NUEVO DIARIO, para que la Policía y la Fiscalía amplíen la investigación y la verdad salga a luz.

“Uno de los (15) testigos que tenemos observó cuando el verdadero hechor mató a la víctima, otro escuchó cuando se estaba ufanando del crimen, y uno de ellos andaba directamente en el grupo y está dispuesto a testificar y miró cuando lo mataron”, reveló el abogado.

Rodríguez --quien según la Policía tiene el alias de “Calalo” y es miembro de la pandilla “Los Canarios”--, explicó que la noche del 30 de abril estaba en su casa en Laureles Sur, barrio que colinda con el “Arnoldo Alemán”, cuando escuchó una balacera, y junto a su madre salió de la vivienda para ver qué pasaba.

Asegura que en ese momento vieron pasar corriendo a los hermanos Karel Enrique y Marvin Antonio Obando Vanegas, alias “La Lora”, nietos de su vecina.

“Métanse que acabamos de armar pleito. parece que murió una persona”, habría gritado uno de los Obando.

“Al día siguiente me di cuenta quién fue el que disparó, porque él dijo: ‘Yo fui el que disparó’, agregó Rodríguez, quien señaló que no puso la denuncia en la Policía, porque los hermanos Obando se “atienen” a que su mamá es abogada.

Las pruebas
Para probar la supuesta vinculación de los Obando, Rodríguez señaló que cinco días después del crimen, el cinco de mayo, una pandilla llegó a rafaguearles la casa a ellos, hecho que efectivamente ocurrió porque en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias de Managua está la acusación donde Margarita Vanegas, madre de Karel y Marvin Antonio, figura como víctima de homicidio frustrado, daños y exposición de personas al peligro. El expediente no explica por qué los pandilleros dispararon.

EL NUEVO DIARIO trató de ubicar a los hermanos Obando y a su madre para conocer su versión de los hechos denunciados por Rodríguez, pero no tienen registro en la guía telefónica, y, además, se fueron del barrio Laureles Sur. Pero de acuerdo con las investigaciones de la Policía y con la acusación que presentó la Fiscalía en contra de Carlos David Cuarezma, de 21 años; de Javier Alexander Oviedo, de 18, y Rodríguez, todos se dividieron las funciones, de tal forma que mientras unos sujetaban a la víctima, “Calalo” le disparaba con una escopeta en el pecho.

Además, la Fiscalía presentó el acta de reconocimiento fotográfico de Rodríguez, quien dice que está en el álbum de delincuentes de la Policía, porque una vez lo detuvieron cinco horas porque supuestamente tenía armas en su casa, pero no le comprobaron nada y luego lo liberaron.