•  |
  •  |

Familiares de Julio Antonio Gómez Urbina no se resignan a la pérdida de su pariente, el cual se encontraba desaparecido desde la tarde del sábado.

Este joven de 18 años, de oficio jardinero, fue encontrado ahogado la mañana del domingo en la presa Santa Rita, de Villa El Carmen.

El sábado a mediodía les avisó a sus parientes que iba a dar una vuelta, sin sospechar que sería la última vez que lo verían con vida.

Según Vilma Beatriz Urbina Oporta, abuela de Julio Antonio, éste tenía por costumbre salir a tomarse “sus traguitos”, pero siempre llegaba a dormir.

“Sin embargo no volvió a la casa, me inquieté y le dije a su hermano que lo fuera a buscar”, dijo Urbina.

“El Tule”, como lo llamaban con cariño sus familiares, no regresó a dormir, y la única referencia que dieron sus vecinos es que lo habían visto cerca de la presa Santa Rita.

No hay mano criminal

Doña Vilma descartó que hubiese mano criminal, pues no tenía enemigos y todo mundo lo conocía en Santa Rita. Además, que andaba con sus tragos entre pecho y espalda.

“Yo lo tengo desde que tenía un año, su mamá me lo dejó y para mí era como un hijo”, relató desconsolada.

Además, dijo que Jairo Antonio tenía cierto grado de discapacidad, y que no era la primera vez que desaparecía.

“Una vez lo encontramos en Peña Blancas, siempre vivía con el temor de que algo me le llegara a pasar. Otra vez se fue hasta la Cofradía en Tipitapa, ahora ya está descansando”, expresó su abuela materna.

El cuerpo de Jairo fue encontrado a las siete de la mañana del domingo, sumergido en las calmas aguas de la presa, pero enredado en unas ramas. “La ropa estaba cerca del lugar donde encontraron su cuerpo”, dijo doña Vilma.

Este joven vivía del Centro Escolar Santa Rita 400 metros al este, en la comarca del mismo nombre, de la jurisdicción de Villa El Carmen.